Perotá Chingò: migrantes de la música y la vida
Entrevistas Musica

Perotá Chingò: migrantes de la música y la vida

Perotá Chingò traerá a México su nuevo álbum, 'Aguas', con una tradición de viaje y migración de la música latinoamericana.

Perotá Chingò, con solo música, construye un puente entre la historia y sus contradicciones

Latinoamérica comparte más de lo que le separa. Desde sus orígenes hasta su música, hasta su cultura y sus villanos. De Pizarro a Cortés existe la misma distancia que de Moctezuma a Atahualpa; cosas tan lejanas, en apariencia, necesitan puentes para cruzarse, puentes como Perotá Chingò.

Esta banda nació en Uruguay de la cabeza de Lola y Julia, dos amigas que han logrado mezclar música de tercera raíz (africana), con la música mestiza y las formas musicales modernas en una amalgama que sabe sonar a lo que presume: movimiento y corazón.

Para Julia, el palpitar de ese corazón mixto y colorido, se encuentra en el nacimiento mismo de la banda, que surgió entre viajes y los contraste que tiene con Lola, su compañera. Estos las han llevado a viajar y ser, tal cual, una caravana de música.

Perotá Chingò: migrantes de la música y la vida
Foto: Perotá Chingò

No solamente en un sentido figurado y limitantes, sino con todo aquello que representa una caravana, que es también el nombre de su nuevo tour:

«La caravana no solo es algo que pasa. También se lleva cosas consigo; comienza de una forma pero conforme avanzas se suman más» – Julia

Resulta muy peculiar que la forma de hacer música de una banda que entiende también el concepto del sincretismo y la integración sea, en efecto, eso mismo. La razón de ser de Perotá Chingò, así como su forma de crear música es la misma: viajar.

De estos viajes nacen dos formas de ver la música que se complementan al mismo tiempo que se enfrentan. Es innegable el sonido de la música tradicional latinoamericana, que puede ser desde las percusiones de un candombé hasta las estructuras y sonidos de la música andina o llegando hasta el extremo americano en forrós brasileños… pero todo siempre acercado a las formas actuales de hacer música.

Es difícil lograr esto sin caer en la exégesis del purismo musical: la falta de respeto. Pero tanto Lola como Julia conformar una mezcla que brilla por la recuperación y la integración de esas dos visiones que son, en muchos sentidos, la historia de América Latina: el ser mestizo.

Para el grupo esto no es más que una forma más de ir por el mundo. Julia no teme en decirlo: «Perotá Chingò es un viaje. Todo comenzó con los viajes que hacíamos y sigue siendo así hasta ahora». Mientras me dice esto, escucho a su hija de fondo gritar y reír. Una niña que vive como ella, migrante eterna, que nació y crece entre viajes.

México será solo una parada más de su caravana, que por supuesto es un destino para entregar música, pero que también será una nueva ventana para Perotá Chingò:

«Queremos ver qué es lo que está pasando musicalmente en México; queremos empaparnos de su gente y de su música» – Julia

El Teatro de la Ciudad «Esperanza Iris», que este año celebra 100 años de haberse inaugurado, será el lugar que este ocho de diciembre ocupe Perotá Chingò para mostrar esa mixtura y ese mestizaje sonoro, que para ese teatro y para esta ciudad no son desconocidos.

Perotá Chingò: migrantes de la música y la vida
Foto: CDMX

La capital de la raza cósmica, de los miles de sonidos, no solo podrá escuchar a dos mujeres que entienden la vida de la misma forma que este resquicio del mundo, masacrado, perseguido y lastimado, pero vivo. También podrá entenderse y darle un pedazo más de música.

0 comments on “Perotá Chingò: migrantes de la música y la vida

Haz ruido