Necesitamos más conciertos fuera de la CDMX
Festivales Musica

Así estuvo el primer día del Festival Sinestesia

El Festival Sinestesia llevó a cabo su tercera edición, dejando un agradable ambiente en la Cervecería La Brújula tras el primer día de presentaciones

Ni la lluvia y el constante cambio de clima lograron calmar el ambiente tan agradable y prendido que se generó el primer día del Festival Sinestesia

EL festival, tan osado como atrevido, fue una invitación total para gente aventurera no sólo de las zonas aledañas, también para quienes se sintieron recibidos sin importar el lugar. La Cervecería Brujula fue la nueva sede para el Festival Sinestesia, el punto de encuentro entre gente habida de escuchar música y gente creativa, donde por dos días todos vibramos en una sola sintonía.

Así estuvo el primer día del Festival Sinestesia

Sintiéndonos como extraños en otra tierra, el festival se distinguió por la experiencia integra de hacerte sentir bienvenido a un nuevo hogar aún estando lejos de casa. Donde, diferente a lo que los festivales veteranos que se llevan a cabo en grandes urbes, uno encontraba un lugar para expresarse sin miedos, un lugar donde no te querían robar con los precios de cualquier cosa que compraras. Un lugar donde todos los talentos conviven en armonía y te invitan a que formes parte de toda una comunidad.

Así estuvo el primer día del Festival Sinestesia

Desde temprano el lugar abrió sus puertas y dio la bienvenida a uno de los festivales más hermosos, pequeños y formado por locales del país. Eso no es exagerar, por que la vibra del lugar es tan única como la gente que lo frecuenta.

Desde la cervecería que presume los productos locales que usa, la gente que de verdad va con un impetú de conocer actos nuevos que llegan a su ciudad, productos particulares como cervezas súper ricas, de gran cuerpo y sabores precisos, forman parte de una identidad propia que el festival Sinestesia ha logrado mantener con el paso del tiempo.

Karina Galicia

Dando la patada inicial ligeramente a destiempo, el Festival Sinestesia fue testigo del talento de Karina Galicia, música xalapeña que desde temprano logró reunir gente a su alrededor para cantar con ella y pasarla muy a gusto; con guitarra, voz y músicos amigos de la escena veracruzana invitados a su presentación. Karina Galicia comenzó a entretejer historias que cobraban vida con su aterciopelada voz.

Así estuvo el primer día del Festival Sinestesia

Gabriela Moncayo

El segundo momento bohemio del día, a cargo también de una artista local, puso a todos en un mood completamente relajado, donde Gabriela hizo una invitación a vivir libres tanto la música como los momentos en el festival. Apoyando también al talento local, Gabriela conectó con sus raíces y a su vez nos hizo sentir parte de esos momento.

Así estuvo el primer día del Festival Sinestesia

 

Stavid Rei Kadvia

Para comenzar a generar atmósferas a través de sonidos, llegó esta agrupación veracruzana. Lo que comenzó como una banda que musicalizaba distintas obras y producciones de otra índole, evolucionó, porque con la presentación en Sinestesia pudimos observar una agrupación que ya rondaba por otros lares.

A través de melodías crecientes e hipnóticas, Stavid Rei Kadvia generaba en el Festival Sinestesia un momento de catarsis pura y poderosa que por momentos nos sumergía en un mundo donde todo era de cómic o en otro donde todo era completamente emocional. Una banda y una presentación tan bonita como el festival.

Así estuvo el primer día del Festival Sinestesia

Daniel, Me Estás Matando

Una guitarra y una batería fueron suficientes para que el dueto creara sonidos que ellos denominan como «bolero glam». La definición es bien acertada, pero no sólo son reminiscencias a aquellos sonidos de antaño. Daniel, Me Estás Matando es entrega total, es la manera en la que Daniel Zepeda y Daniel Zepeda (también) logran destilar de manera acertada y puntual un sinfín de emociones.

En el Festival Sinestesia tuvimos la oportunidad de presenciar el por qué son una banda que repentinamente está apareciendo en la mira de todos a quienes les gusta el mal denominado «indie mexicano».

Daniel, Me Estás Matando entregó momentos que por veces distaban del bolero glam para caer en momentos tanto guapachosos, sensuales, tristes y hasta divertidos. Suspirando y bailando todo quedaba lleno de romanticismo, que se complementaba con luces de tonalidades cálidas y un público cada vez más eufórico por lo que estaba pasando en escena.

Así estuvo el primer día del Festival Sinestesia

The bunnyans

Uno de los momentos cumbres del festival fue el momento en el que Bunnyans tomó el escenario del festival, a través de ritmos de pronto bastante pesados y por momentos bastante funk.

De  momentos lentos a momentos más alocados, el show de ellos sólo podía crecer, crecer y seguir creciendo,hasta que repentinamente todo se desbordó de energía. El Sinestesia quedó vuelto loco y todos surfeábamos en una onda repleta de pura sabrosura, una que por cierto era tan atascada como ambiciosa, con todo y todo la fórmula dio resultado.

Este es uno de los momentos que denominamos hoollabalooza time, porque a través de los sonidos potentes que cada miembro generaba desde su instrumento nos ponían a mover la «mata» de un lado a otro. The Bunnyans nos llevó de viaje a los 70’s que hasta los que se encontraba sentados no se pudieron resistir a la energía de la banda.  Por desgracia, este ambiente no olía a la chaqueta de Otto.

Así estuvo el primer día del Festival Sinestesia

No Wrong Numbers

Otro acto divertido como irreverente, No Wrong Numbers, llegó tras ganar el Vans Sessions de este año  y regresó a su tierra natal para presentarse como local en esta nueva entrega de Sinestesia. Ellos se encargaron de poner a saltar a todos los presentes en el festival e interactuar con todos y cada uno de los presentes les conocieran o no.

Entre saludos repentinos dignos de un sonidero o uno que otro saludo osado, Manuel se encargaba de mandar saludos a nuestro amigo y vecino Peter Parker . El trío de poco a poco consiguió hacernos vibrar en una frecuencia única donde de pronto todos eramos parte de la familia de No Wrong Numbers. Una familia disfuncional donde ellos no sabían su nombre, pero nosotros sabíamos que no sólo los amamos a ellos, sino que su música es genial y capaz de mover a cualquier masa.

Así estuvo el primer día del Festival Sinestesia

The Risin’ Sun

Flamantes como el sol que en el nombre lleva, el trío de la ahora CDMX llegó para hacer volar a todos los asistentes de Sinestesia. Aunque la lluvia no paraba, las lonas del festival cumplieron su cometido y lograron que todo el público del festival, ahora de pie, gritara y se alocara con el poder de sus instrumentos.

La lluvia y el frío no fue impedimento alguno para que The Rising Sun nos llevara a un viaje sonoro a través del tiempo, donde la psicodelia fue protagonista, pero tanto lo era ella como el jazz y el thrash metal, porque para The Rising Sun su sonido es tan único y bien logrado que logran juntar de manera acertada aquellos sonidos que les han marcado.

Así estuvo el primer día del Festival Sinestesia

 

Lemon Mint

El trío Lemon Mint de la nada comenzó con su presentación. El festival estaba experimentando su momento más álgido, donde la gente estaba ya ambientada, el escenario estaba a tope y Lemon Mint se encargó de entregar la fiesta de tonalidades bajas con las que no pudimos dejar de movernos.

En la guía de actos a presenciar del primer día advertimos que Lemon Mint sería un momento bastante cachondo. A través de beats explosivos, una lírica francesa bastante sensual, guitarras desenfrenadas, percusiones sutiles que acentuaron ciertos instantes eróticos y una métrica bien marcada en las canciones, la agrupacion franco-mexicana no sólo conquistó al festival, sino que voló una barrera hecha de expectativas por parte de todos los asistentes.

Así estuvo el primer día del Festival Sinestesia

 

Aye Aye

Carlos, a.k.a Aye Aye, a través de sus máquinas análogas unidas por un surtido rico de cableado, entregó una presentación digna de cierre del primer día de Festival Sinestesia. Entre los sonidos rudimentarios que se generaron, Aye Aye experimentó con sus máquinas para agregar toques de distorsión que jugaron tanto con las voces de Aye Aye como con una  flauta jovial.

Aye Aye terminó por alterar la psique de quienes decidimos quedarnos al cierre del festival.

Así estuvo el primer día del Festival Sinestesia

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

0 comments on “Así estuvo el primer día del Festival Sinestesia

Haz ruido