Así se vivió el día dos en el Festival Sinestesia
Festivales Musica

Así se vivió el día dos en el Festival Sinestesia

El último día del Festival Sinestesia logró crear un ambiente en el que tanto como artistas como el público se sintieron cobijados con la buena vibra

El Festival Sinestesia terminó luego de dos días de mostrar talento nacional e internacional que logra transmitir emociones con su música

Con la energía repuesta y tras hacer nuevos amigos en una población que no tiene igual, nos encontrábamos de nueva cuenta a los pies de la Cervecería Brújula para comenzar con la segunda jornada de actividades en el Festival Sinestesia, del que ya les contamos cómo estuvo el primer día.

Una vez más el talento emergente y las personas que eran ahora nuestros amigos llegamos al lugar donde llevamos a cabo una nueva exploración sonora, donde sonidos de latitudes nuevas llegaban gracias a Sinestesia.

Así se vivió el día dos en el Festival Sinestesia

Lava de Hawaii

Gabriela Moncayo en el escenario, por segunda ocasión, con su compañero Odguer Hernández y con guitarras en mano, presentaron a Lava de Hawaii en una faceta acústica. Guitarras hermanas que abrieron para deleitar a los pocos que estaban ahí, pues el anuncio de la agrupación en el festival fue bastante espontáneo. Con todo y todo Lava de Hawaii consiguió derretir con la bonita voz de Gabriela y la pasión que aporta a su compañero y mano derecha.

Así se vivió el día dos en el Festival Sinestesia

Agnès Hélène

Desde Francia, pero ya radicada en Veracruz desde hace 10 años, llegó al Festival Sinestesia Agnès Hélène. Un piano y pedales ayudaron a crear loops rítmicos bastante precisos con los que fue dando forma para transformarlos en piezas sonoras de métrica sencilla, pero de encanto sin igual.

Mientras su voz y los sonidos de trompeta se fundían en canciones únicas, los bucles se hicieron cada vez más notorios, mientras Agnès seguía y seguía agregando capas a sus creaciones.

Presentado canciones de lo que pretende ser un nuevo EP, Agnès Hélène capturó a quienes estaban en la audiencia, pues mientras sus ritmos hacían lo suyo, el público se dejaba llevar mientras caía en cuenta que esto sólo era el comienzo del festival.

Así se vivió el día dos en el Festival Sinestesia

Amanda Alafita

Acompañada del bajista Alejandro Chapa, que ahora es un como un hermano para Amanda Alafita, Sinestesia vivió otro de los momentos bohemios del festival en el que el empoderamiento femenino fue partícipe.

La voz de Amanda tan poderosa y cálida se sentía como un abrazo que daba calor a todos quienes aún estaban sorprendidos por todo lo que este evento les podía dar. La lluvia no fue impedimento para que el público inmerso en la voz quedara complacido con la presentación de la compositora Xalapeña.

Así se vivió el día dos en el Festival Sinestesia

La Chica

El público del Festival Sinestesia permanecía sentado, pero eso cambió cuando La chica llegó al escenario. Trayendo desde Francia ritmos de diferentes latitudes, La Chica de pronto convirtió todo en una selva formada de beats cadenciosos de formas divertidas y sensuales, que incitaban a mover todas y cada una de las partes del cuerpo.

Un par de teclados acomodados de manera paralela y diversos controladores aventaban cada una de las secuencias y pulsos que impactaron como balas directo en la cadera de los espectadores. Todo el acto de La Chica funcionó como apertura de una pista de baile donde ya nadie pudo parar.

Así se vivió el día dos en el Festival Sinestesia

 

 

Paprika Kinski

Desde Francia también y con un look bastante ligero para la lluvia, Paprika estrenó acto en vivo, donde acompañada de un bajo y percusiones salidas de un Midi, inyectó puro groove al Festival Sinestesia.

El festival se encontraba en un punto de éxtasis donde, gracias a Paprika Kinski y sus muchachos, se estaba creando algo similar a un acto híbrido entre groove y artes marciales. Sinestesia se llenó de fiesta y color; festejo donde ya parecía impensable el hecho de no moverse, una celebración donde tanto músicos como asistentes disfrutaron el hecho de ser totalmente coquetos, ya sea abajo o arriba del escenario.

Así se vivió el día dos en el Festival Sinestesia

Acid Waves

Traídos desde Mérida y tras haber pasado 16 horas en un camión, Acid Waves estrenaron acto en vivo con un nuevo integrante en su alineación. Aunque el set fue corto y la gente del festival estuvo dispersa, los muchachos tuvieron una sola misión en el escenario, y esa misión era romperla totalmente.

La gente del festival, aunque parecía descansar previo a entregarse por completo a la agrupación, pudo apreciar al ahora trío hacer su labor, pues Acid Waves se desenvolvió de manera efusiva convirtiendo su cometida travesura en una realidad.

Así se vivió el día dos en el Festival Sinestesia

Spiral Vortex

La agrupación chilena estuvo por primera vez en México y, a su vez, en Xalapa; más allá de pisar tierra esto fue más como el inicio de un viaje espacial donde Spiral Vortex, con todo y el Festival Sinestesia, se sumió un universo totalmente nuevo. Un espacio donde la psicodelia chilena convivía de manera amistosa con sonidos reverberantes infusionados de lisergía total.

Este viaje se logró gracias al bajo tan poderoso y demoledor como un rugido emitido por Godzilla, las guitarras que poco a poco fueron llenando todo de poder mientras eran modificadas por completo al pasar por pedales varios; tambores certeros que funcionaron como la gasolina de este cohete y teclados que fueron como el mando de esta nave, que llevaron por esta nueva atmósfera de densidades espesas. Otro pedo tan desconocido como hermoso.

El público todo quedó detenido en el tiempo, pues, absortos en una dimensión desconocida, se vivió uno de los momentos más fuertes del Festival Sinestesia. Por desgracia no todo fue felicidad para todos, porque en un momento súper repentino colapsó una bocina, misma que se compuso rápidamente como si no hubiese pasado nada.

Así se vivió el día dos en el Festival Sinestesia

The Go Rounds

Esta banda con la que platicamos hace unos días, llegó directo de Kalamazoo por tercera vez en el país, donde debutó en tierras veracruzanas. The Go Rounds para esta ocasión tocó como local, no porque sea oriunda de Veracruz, sino porque la gente tan entusiasta, se encargó de recibirles de manera tal que ni siquiera importó la barrera que en ocasiones llega a representar el idioma.

Mientras ellos se encargaban de disfrutar el escenario, el Festival Sinestesia se encargó de reaccionar con cada sonido emitido por la agrupación haciéndoles sentir cobijados por la ciudad de las flores.

Desbordantes de energía, la agrupación incitaba a todos los presentes a no dejar de moverse, ellos se abrazaban formando un acto completamente congruente donde la energía emanada estuvo ligada de manera directa a su música, conectando con cada uno de los espectadores del festival.

Así se vivió el día dos en el Festival Sinestesia

Filip & Woppe

Concluyendo la tercera edición del Festival Sinestesia, la tarea de dar un cierre con broche de oro  fue delegada a Filip & Woppe, trío caído como anillo al dedo a esta fiesta de dos días. Pues, por mucho, fue el acto más guapachoso y sabroso del festival.

El trío hipnotizó a quienes se quedaron hasta el final con un embrujo que invitaba a no parar de moverse por casi una hora. Entre los hechizos que iban conjurando aventaban partes de chicha, tintes de cumbia y mucho sabor.

Como si el trío fuese la encarnación de la Hendrix Experience, pero con bases asentadas en ritmos de chicha, Filip & Woppe extendieron la invitación a todos los asistentes para pararse a bailar, a zangolotearse como si no hubiera un mañana. A dejarse ir poco a poco mientras la cumbia y la salsa entraban por cada hueco de la Cervecería Brújula tratando de detener la noche, hasta que el momento inevitable llegó.

Así se vivió el día dos en el Festival Sinestesia

Tras un final feliz todo en el Fstival Sinestesia parecía irreal de nuevo, el tiempo volvió a transcurrir, los amigos cansados estaban con ganas de llegar a casa, mientras el talento, terminando los últimos tragos de whisky y vasos de cerveza, se preparaba también para abandonar el recinto

Sinestesia se distingió por su peculiaridad en sí mismo. Es un festival donde los asistentes juegan el papel de público local y el talento tiene también un rol de espectador. Dónde más allá de haber agrupaciones de todos niveles y calibres se vive la música como experiencia, misma que se comparte con los ahora amigos.

Al Festival Sinestesia se llega sin expectativa y se sale con el deseo de que nunca acabe. Es el festival donde llegas sin nada pero sales cobijado por una hermosa familia Xalapeña.

0 comments on “Así se vivió el día dos en el Festival Sinestesia

Haz ruido