Lo bueno, lo malo y lo feo del Festival Roxy
Festivales Musica

Lo bueno, lo malo y lo feo del Festival Roxy

Una nueva edición del Festival Roxy se llevó a cabo y te contamos qué fue lo que ocurrió dentro del evento y así conozcas más de éste

Así vivimos el  Festival Roxy 

Tristemente ha finalizado la tercera edición del festival Roxy, tragamos como puerco nos casamos en sus inmediaciones (literalmente), disfrutamos de sus actos musicales y en general nos divertimos.

Para variar no todo puede ser color de rosa y además de los highlights de cada festival hay también cosas no tan buenas y así es como nos fue en esta última edición del Roxy

Lo bueno, lo malo y lo feo del Festival Roxy
(Foto: Twitter @RoxyFest)

El cartel


El cartel era una cosa bastante agridulce; muchos comentarios por parte de mis conocidos de «No vale la pena el viaje hasta Guadalajara». Sin embargo, ir a Roxy es sinónimo de calidad y además llegando para allá comprendí por qué el festival funciona en Guadalajara y por qué está diseñado para  personas un tanto más grandes.

Funciona porque por mucho tiempo la ciudad simplemente no era un lugar que cualquier agrupación que tuviera paso por México no se daba el tiempo de conocer  y también como statement de los creadores del festival de que las nuevas generaciones se acerquen a la música que inspiró a toda la música que se hace hoy en día.

Ahora hay personas que por fin tienen la oportunidad de ver en sus tierras a su agrupación, pero eso sí,el festival Roxy debe aprender a combinar mejor esas leyendas en decadencia y apostar también por talentos nuevos y géneros emergentes por que Guadalajara hoy es y sigue siendo un pueblo con ganas de música y bastante abierto a conocer todo tipo de talentos nuevos.

Con el auge de tanto festival en Guadalajara y una escena que está volteando también a verles no nos gustaría ver cómo les comen el mandado.

El registro civil y sus activaciones


Así como lo escuchan amigos, el Festival Roxy tuvo un espacio dedicado al amor, donde todo tipo de parejas podía entrar a esta especie de capilla extraña para poder contraer matrimonio con validez dentro del festival únicamente, unión que sería oficiada por Elvis, los Beatles u otra serie de personajes variopintos que celebraban cada unión con coronas de flores.

Por su parte a lo largo y ancho de todo el festival hubo marcas regalando cosas y promoviéndose dentro del festival como ya es costumbre en otros festivales; cosa que estuvo bien pero en cuanto a activaciones no le llega a otras activaciones que el festival Roxy haya llegado a tener en ediciones anteriores, tanto en dimensiones como en calidad.

De hecho el festival parece que retoma también elementos de sus dos ediciones anteriores, decidiendo reciclar unos extraños asientos con forma de flores,unos tipis para protegerse del sol y unas hamacas insuficientes para las masas que estábamos presentes con ganas de echarnos a tirar la hueva por un rato.

De las activaciones temáticas sólo el submarino amarillo presentaba una notable superioridad porque parecía era algo a lo que si le habían invertido en producción.De todo lo demás,a la entrada había una pintura muy equis de John Lennon y por todo el festival era común ver los nombres de las canciones de los Beatles con la tipografía diseñada para esta edición del festival.

Sabemos que no estamos en un EDC y que no van a invertir tanto en producción, pero lo sentimos Roxy, renovarse es necesario  para mantenerse vigente aunque se tenga una identidad propia. Es tiempo de que dejen de decorar con los mismos retazos de tela año con año y si lo van a hacer tendría que ser de una manera diferente.

El área para pequeñines


El festival Roxy año con año busca llegar a más personas, y los pequeñitos no son la excepción. En el área designada como Roxy Kids del festival ideó actividades pensadas exclusivamente para ellos donde no funcionaba todo como una guardería sino un anexo del festival dónde los engendros podrían tener un acercamiento a la experiencia Roxy a su manera.

Dentro del área designada para los niños ellos mismos podían hacer sus compras con el tag del festival, disfrutar conciertos especiales, hacer música, yoga para niños y otras actividades que aseguramos dejaron a tu chilpayate suficientemente cansado como para ahora joderte con la pregunta “a qué hora nos vamos”.

Los escenarios


Los escenarios “Infal” y “Converse” eran escenarios hermanos, tal cual acababa uno el otro era echado a andar. Sin embargo, su hermano olvidado; el escenario Jack Daniel’s  a pesar de tener todo para ser un escenario para conocer propuestas y talentos emergentes se veía opacado por el audio de sus hermanos.

Aunque estaban algo lejos el uno de los otros el audio de los dos escenarios invadía a tal punto que casi no se escuchaba lo que estaba pasando en el escenario Jack Daniel’s; este por veces si era lo suficiente ruidoso para neutralizar la situación pero en su mayoría los guitarrazos de los escenarios principales se tornaban en una cosa bastante molesta al momento de querer escuchar otras propuestas.

Lo bueno, lo malo y feo del Festival Roxy
(Foto: Twitter @RoxyFest)

Por su parte aunque el sonido aunque invasivo en los escenarios principales, en los tres escenarios se contó buen sonido, poderoso como para disfrutarse y suficiente para no aturdir o molestar a tus oídos, puntos extras por eso, pero en definitiva Roxy se debe de reorganizar para poder explotar sus tres escenarios de la mejor manera.

Los horarios


Algo que nos encantó del festival Roxy fue la puntualidad con la que todo comenzaba, los actos fueron bastante puntuales, por un par de ocasiones parecía todo haberse salido de control

Aunque el tiempo se tiene que compensar se solucionó todo bastante bien, pero a un par de actos les tuvieron que quitar el sonido como a los Fab Four y a 2ManyDjs a los primeros si les avisaron que había que parar pero por necios se lo buscaron y con 2ManyDjs les avisaron que quedaba poco tiempo y de pronto, un corte repentino que no los dejaría completar su set pero puntualmente a las 3 de la mañana se apagó todo en el festival Roxy concluyendo con su tercer edición.

De acuerdo a organizadores del festival este llegó a reunir a nada más y nada menos que 19 mil personas  y se tienen ya planeadas un par de ediciones más. Si a futuro no te llega a parecer tan atractivo el festival atrévete a darle una oportunidad.

Conoce un festival diferente, rico en cultura, de experiencias únicas, tanto musicales como de otra índole, deja que Guadalajara te enseñe su belleza y que el festival Roxy te robe el corazón al ofrecer un festival que trasciende generaciones. Uno de los únicos festivales que ya generó una identidad propia y que fiel a sus principios logra generar una experiencia única

0 comments on “Lo bueno, lo malo y lo feo del Festival Roxy

Haz ruido