Diamante Eléctrico se presentó en el Lunario
Musica Ruido Vivo

Diamante Eléctrico llevó sus Buitres al Lunario del Auditorio Nacional

La banda de rock ganadora de dos Grammys por mejores álbumes, hizo vibrar el Lunariodel Auditorio Nacional hace dos noches.

Fue en la edición 2016 del Festival Marvin, al finalizar las actividades del Caradura, que decidí cubrir el acto que estaba ahí. No sabía quienes eran, sólo me dediqué a realizar mi trabajo y vaya sorpresa que me llevé. Tres chicos dándole duro al ruido ya  la estridencia. Ellos eran Diamante Eléctrico.

Después de ese momento y de varias visitas a nuestro país, los colombianos regresaron a México en un momento cumbre de su carrera: Grandes reconocimientos como los grammys mejores álbumes de rock en 2015 con B y en 2017 con su disco La Gran Oscilación.

Luego de 5 años de carrera, nos entregaron Buitres, su cuarto material discográfico, que presentaron hace dos noches en el Lunario del Auditorio Nacional.

En esta presentación contaron con la participación de Serrá León, banda originaria de  Nayarit, y de la regiomontana Marcela Viejo, que este año empezó su carrera como solista.

La vibra de este concierto fue muy extraña, ya que el público estuvo sentado para ver y «disfrutar con mayor comodidad». Sin embargo, comenzó con la energía transmitida por Sierra León en vivo, una banda que sabe entregar todo en el escenario.

Pero hacía falta algo, ese ambiente que suele darse cuando una banda como Sierra León toca en un escenario estaba ausente, y esa energía estaba canalizada porque todos nos encontrábamos sentados.

A pesar de eso, nos encontrábamos disfrutando de su presentación y la banda se entregaba al escenario para darle paso a Marcela Viejo, la ex integrante de Quiero Club, que a lo largo de su carrera se ha presentado en varios lugares y hoy le tocaba estar en el Lunario.

Con su música, una propuesta muy cercana al pop francés que nos ha mostrado en este año, le bajó la intensidad al concierto previo a que subiera Diamante Eléctrico al escenario, a pesar de que el tipo de set que ofreció se prestaba para el «mood» puesto en el Lunario, pero realmente no se disfrutaba.

No sé si era su música o ese «mood», pero llegó un momento en el que el ambiente totalmente decayó, aunque casi al final del set y al interpretar sus temas más prendidos se recuperó.

Cuando tocó el turno de Diamante Eléctrico, uno a uno de los integrantes surgió desde la oscuridad, hasta que Juan Galeano subió y dio paso a su presentación. Era muy extraño no escuchar esa estridencia con la que los había escuchado aquella ocasión, pero era un concierto que realmente se disfrutaba.

Ese sonido de la guitarra, el ritmo de la batería y la línea de bajos en conjunto se apoderaban de cada uno y era casi imposible no moverse hasta donde uno podía.

«Este es un concierto de rock y como tal no quiero ver a todos sentados» le dijo Juan a todos y los invitó a que se acercaran al escenario. Esa simple acción cambió toda la dinámica del concierto y los que hicimos caso y estuvimos de pie, cerca del escenario y de la banda, fuimos los que disfrutamos de esa decisión.

Y fue ahí donde encontré lo que le hacía falta al concierto en el Lunario. Gente bailando, cantando y disfrutando cerca de la banda, lo que cambió totalmente la noche y la hizo más amena, olvidándonos del frío que hacía afuera, de que estaba lloviendo, si alcanzaríamos transporte para regresar a casa o no, del precio de la cerveza… de todo eso logramos olvidarnos.

0 comments on “Diamante Eléctrico llevó sus Buitres al Lunario del Auditorio Nacional

Haz ruido