Ruido Vivo

Festival Marvin 2017: Mucha música, mucha cerveza y mucho calor

Era un fin de semana más en la Ciudad de México. El calor, cómo en días anteriores, estaba a lo que daba al igual que el tráfico. Todo parecía normal pero este sábado no lo fue para el corredor Roma- Condesa. Las calles de estas colonias icónicas de esta ciudad fueron tomadas por séptima edición por gente en busca de música todo esto gracias a Festival Marvin.

Personalmente estaba emocionado, ya que este sería la tercera ocasión que recorria las calles en búsqueda de algo distinto. Y la emoción era aún mayor ya que en esta edición lograría ver los actos estelares des Festiva: The Black Lips y los legendarios Television.

Cubrir un evento sólo de por si es algo candado, pero aventarse la cobertura de un Marvin es aún más agotador. Ir de venue en venue con la mayor disposición a capturar en una fotografía lo que viste en el escenario y lo que viviste en ese momento para disfrutar solo unos instantes de ese acto para luego irte a otro lugar y hacer lo mismo o quedarte un poco más de tiempo si es que el tiempo te lo permite. Si, es un trabajo duro pero lo vale la pena, vale por los nuevos proyectos que se descubren, vale por ver a los actos que te gustan… Simplemente vale la pena por ver, oír y sentir la música en vivo.

No importando el calor que se sentía afuera pero sobre todo en cada uno de los foros (que llegaba a los 40 grados centigrados según algunas historias de instagram  que vi)  la gente disfrutaba de la música: Cantaba al ritmo de Adan Jodorowsky, se hipnotizaban con el sonido de Mint Field, tirando rimas con Charles Ans, Mcklopedia, M3v.  Bailando al ritmo de I Can Chance Dragons,  Faire y AJ Dávila. Eso no era un impedimento, la gente solo disfrutaba.

Siempre había escuchado que los actos estelares de este festival es un momento especial, algo único que como  fanático de la música tienes que vivir. Es algo que leía y escuchaba que decían en las ediciones pasadas. Yo no lo entendía hasta que lo viví…

Comenzando con The Black Lips, una banda que simplemente es poderosa en vivo. La energía  que esta banda oriunda de Atalanta, Estados unidos, logra emanar  en el escenario logra transmitirla perfectamente al publico.  Rollos de papel higiénico  volaban al publico al igual como una travesura como las que se hacen en Estados Unidos. Todos en ese momento volvimos a ser adolescentes, fuimos revedles e incontrolables en ese momento.

¿Y qué les puedo decir de Television? Justo en esta presentación logré comprender el por qué de la magia de los actos estelares de este festival: Es estar en frente de una banda legendaria, de un grupo que marcó el rumbo de toda la música que escuchamos todo el día en el festival. La gente y yo lo reunidos en el Salón Covadonga  y se rindió ante los neoyorkinos.

Esta tercera edición fue un cumulo de emociones entre alegría, la melancólica, la felicidad, la euforia y hasta el cansancio. Si todo eso y más es lo que un festival como este logra hacerte sentir a ti que te gusta la música y que te encanta estar descubriendo nuevos sonidos, nuevas bandas y hasta nuevos amigos.

1 comment on “Festival Marvin 2017: Mucha música, mucha cerveza y mucho calor

  1. Pingback: Los actos que no me quiero perder del Festival Ceremonia 2018 – Bring My Noise

Haz ruido