Joe Crepúsculo: Menuda fábrica de baile que montó en Caradura
Musica Ruido Vivo

Joe Crepúsculo: Menuda fábrica de baile que montó en Caradura

Joe Crepúsculo se presentó en el Caradura, en la Ciudad de México, para tocar los temas de su disco "10" y algunos otros éxitos

El 9 de febrero el Caradura se convirtió en una fábrica, no maquilabamos nada pero éramos una maquinaria engrasada y lista para para bailar acompañados por Joe Crepúsculo

Lo pequeño del Caradura, como siempre, aportó un toque de intimidad y cercanía con el artista y lo que hacía más especial a esta visita es que sería la despedida de Joe del país, pues vuelve a España después de poco más de un mes.

No estábamos en un Caradura abarrotado, pero todos y cada uno de los asistentes bailaban desenfrenadamente mientras Crepúsculo hacía lo propio en el escenario entregándose de manera total. Esto no era música para adultos, era música para quién gozoso de bailar poco a poco se dejó guiar por los beats del artista, que no dio  mucho tiempo para respiros.

Literalmente las canciones movidas en ningún momento dejaron de sonar; por veces bailamos, por veces lloramos, pero al final las canciones de Crepúsculo se hicieron para bailar llorando, pues así las presentaba Joe. De hecho el momento más calmado quizá fue cuando tocó «Rosas en el mar».

Con todo y que yo era una de  las personas que conoció a Crepúsculo con sus últimos materiales era muy fácil integrarse a cantar todos los coros de cada canción. Los más fans de verdad saltaban y se zangoloteaban de lado a lado mientras, cantando a todo pulmón, se dejaban ir como persona en tobogán.

Canción con canción todo se iba transformando en el divertido mundo de Joe. Llegamos al «Pisciburguer», jugamos con la «Baraja de cuchillos», vimos todo con «Ojos de Conejo» y, finalmente, todos acabamos hipnotizados dentro de la «Fabrica de baile»; fabrica dónde sólo se consiguió diversión y buenos momentos

Por su parte, Joe en éxtasis bailaba por todo el lugar e incitaba a todos a hacer lo mismo. Con sintetizador en mano, Joe se acercaba al público mientras con una emoción las teclas del sintetizador eran aporreadas con tal pasión que Crepúsculo terminó haciendo el amor al sintetizador antes mencionado.

Lo que sí es que no todo puede ser perfecto y como defecto llegó Joe con su acto en solitario, solo él y un par de sintetizadores con sonidos ya programados. Aunque Crepúsculo es de esos grandes showman, que sabe cómo hacer un espectáculo así esté en solitario, algunos elementos de sus canciones por veces hicieron falta para complementar su acto en vivo y poderle dar un valor agregado.

Si bien la presentación de Joe fue por su disco de éxitos 10, hubo canciones que el barcelonés nos quedó a deber, entre ellos «Quizás», uno de sus últimos sencillos, pero no habría de irse a secas por qué en ese Caradura, Crepúsculo prometió que regresaría pronto.

0 comments on “Joe Crepúsculo: Menuda fábrica de baile que montó en Caradura

Haz ruido