Mew @ El Plaza: nunca fuimos realmente extraños
Musica Ruido Vivo

Mew @ El Plaza: nunca fuimos realmente extraños

Mew le rindió homenaje a Frengers en un concierto donde 15 años parecen pocos para seguir siendo más que solo amigos y más que solo extraños.

Desde que Mew anunció que daría una gira tocando todo Frengers en vivo se desató la euforia entre sus fans; cuando confirmaron que esa gira pasaría por México, la euforia ya no fue extraña, fue propia y compartida entre un grupo de personas que hemos hecho de este álbum parte de nuestra educación sentimental.

El Plaza Condesa se atiborró de pequeños círculos que giraban alrededor de una extraña fogata, que se encendía en forma de recuerdos, de heridas abiertas o sanadas por el tiempo. Mew comprende la dimensión de su obra más importantes hasta el momento, por lo que el preludio del concierto real al que asistíamos buscó abrir esas partes escondidas en la muñecas, el pecho o las plantas de los pies.

Mew @ El Plaza: nunca fuimos realmente extraños
Mew (Foto: Twitter @El_Plaza_)

Es extraño ver a una banda ser su propio telonero, sobre todo cuando el mismo show previo parece tan grande como lo que está venir, o solo una probada del futuro inmedianto. Fueron nueve canciones, en las que Jonas, líder de la banda, logró conectarse con un público que lo admira tanto, que él no sabe cómo es que su banda llegó a México desde Dinamarca con tanta fuerza. La respuesta nos lleva a 2003 y de vuelta a esta noche: Frengers.

Después de esto, tomaron un descanso de 10 minutos, según ellos, que abajo duró lo que parece durar un abrazo que te saca del hastío y del llanto, para luego estallar todo con los primeros acordes de «Am I Wry? No», comenzando este camino de 15 años, que no ha envejecido ni un solo día, como sí nosotros, cada día más cansados y soportando en los talones el peso del tiempo en medio de una multitud que, sin amontonarse, se cubrió a sí misma por casi una hora.

Mew @ El Plaza: nunca fuimos realmente extraños
Mew (Foto: Twitter @cestmarisol)

El paso de las canciones llenó los pequeños vacíos entre la gente con la hipnótica y melancólica voz de Jonas, que no deja en ningún momento de rememorar los orígenes preparatorianos y adolescentes de cada canción de Frengers, un concepto que inventó a la misma edad que escuchamos sus canciones, a la misma edad que nos representaban.

«Symmetry», con su espectro doloroso, logró calmar los ánimos que la primera parte del álbum despierta, y «She Came Home For Christmas» llevó a todo el Plaza a una sensación de unidad, ya no había seres diferentes, todos se encontraban con la misma incertidumbre que generan los cambios en otra persona.

Ciertamente, Frengers lleva dentro de sí una carga doliente y que rasga el pecho de quien, alguna vez, logró sentirse identificado en la extraña «156» o las súplicas sin respuesta de «Behind the Drapes»; pero al mismo tiempo una necesidad de aceptación en la culminación del álbum, que es un éxtasis de nueve minutos que comienzan en soledad y terminan en un cobijo de sonidos sin descanso.

Jonas y Mew comprenden la dimensión de Frengers. Esa dimensión somos nosotros, esa complejidad somos cada uno de los presentes en ese concierto, abrazando amigos entre medias luces; recordando marcas en la piel, dolores en el pecho, llantos que humedecieron almohadas hasta la madrugada; viendo la vida pasar en visuales que gritan 15 años de vidas paralelas que con frecuencia toman caminos distintos.

Mew @ El Plaza: nunca fuimos realmente extraños
Mew (Foto: Twitter @missflirt)

Si bien este concierto y este álbum hablan de las distancias entre seres que se repelen por su misma cercanía, pero la falta de una conexión más allá de lo trivial, también es y ha sido el pretexto para lograr cercanía con otros que comparten experiencias y sonidos. Esos otros seres que son más que amigos, más que extraños. Esos seres que atraviesan el tiempo en el Plaza Condesa 15 años atrás, para reencontrarse 15 años después.

0 comments on “Mew @ El Plaza: nunca fuimos realmente extraños

Haz ruido