#RuidoDelAño: Los mejores festivales de 2018
#RuidoDelAño Musica Ruido Vivo

#RuidoDelAño: Los mejores festivales de 2018

México tiene grandes festivales de música que se realizan año con año, con los que la experiencia entre las personas y la música se completa

Nota: únicamente calificamos la experiencia de BMN con base en los festivales a los que se pudieron asistir, es por ello que no están incluidos algunos otros festejos que seguro fueron épicos.  Perdónanos Monterrey pero esperemos estar en tus tierras este 2019 por lo menos un par de veces 

Hablando de festivales, México ha tenido la oportunidad de diversificarse de manera brutal a partir de los últimos años, festivales de vanguardia,  emergentes,alternativos y otros cuantos festivales que huelen a que ya deberían de reinventarse, nos llenan año con año de música, comida, una cartera vacía, pero experiencias únicas al final de cuentas.

Si este próximo 2019  tienes planeado ir a algún festival estos son los festivales en los que mejor se podrían invertir tus depreciados pesitos, garantizamos una experiencia integra en su totalidad.

6. Hipnosis

#RuidoDelAño: ¿Alguien dijo festivales?

Temporada de lluvias en la CDMX. El agua y el lodo tuvieron un papel importante para el Festival Hipnosis, pues con todo y cambio de locación el agua ayudaba a que el verde del lugar se pintara de colores vivos, pero llenos de lodo de consistencia barrosa. Fue ese el toque distintivo que hizo que Hipnosis tuviera una esencia única no del agrado de muchos, pero al final el lodo iba bien de la mano con la psicodelia y garage del festival

Situación que tampoco nos agradó de este festival fue la poca oferta de comida y activaciones que tenían, porque le duela a quien le duela, a pesar de ser un festival independiente las alternativas que se ofrecían en materia alimentaria eran caras y las experiencias muy pocas para complementar una experiencia total.

Te puede Interesar: Festival Hipnosis: ya llegó su lodo pinches puercos

Cosa que también nos encanta de Hipnosis es que no todo queda dentro del festival, sino que también se tienen showcases exclusivos que llevan la experiencia Hipnosis a otros lados, sin la necesidad de encasillarse en un solo día de festival o en una locación en particular.

Ansiosos por ver qué nos depara su próxima edición, esperamos que Hipnosis tenga el valor de arriesgarse de nueva cuenta al apostar otra vez con la locación, la temporada y un line up imperdible, fortaleciendo también todas sus flaquezas antes mencionadas.

5. Pulso GNP

#RuidoDelAño: ¿Alguien dijo festivales?

A Querétaro por fin llegó un festival masivo digno de tan hermosas tierras, el viejo aeropuerto de la ciudad fue la locación polvosa, pero perfecta para su edición primera y la temporada elegida brindó un día soleado que se acabaría de complementar con la buena vibra del festival.

El cartel se lanzó de la nada y dejó buen sabor de boca. Conformado por artistas nacionales y extranjeros de inmediato se generó controversia en todas las redes, MGMT regresaba al país, acompañados por bandas como The Vaccines, Zoé, Café Tacvba, Jarabe de Palo y un cartel bastante surtido.

 

El lugar era bueno, pues era bastante amplio y la distribución de escenarios era digna también de reconocerse, ninguno estaba lejos del otro. El audio se lleva las palmas porque desde la parte en que estuvieras todo llegaba de manera nítida e impecable, y a un volumen muy bueno sin que rebotara o escucharas lo que pasaba en otros lados.

Te puede interesar: Necesitamos más festivales fuera de la CDMX

Para desventaja del festival la logística era pésima, el Cashless ni se diga, todo el servicio era lento y por mucho es este aspecto el que Pulso debe de mejorar. Muchas personas se vieron también afectadas al no alcanzar estacionamiento en el lugar del evento. Sin embargo, a ellos se les había notificado que ya no había lugar en el recinto.

Pulso es un festival que sin duda se ganó un lugar en nuestros corazones, pero la experiencia definitivamente puede mejorar bastante con el hecho de que se agilice toda la logística del festival.

4. Corona Capital

#RuidoDelAño: ¿Alguien dijo festivales?

El Festival Corona Capital es definitivamente un referente en materia festivalera, sin embargo, con tanto auge que generó es ahora un evento sumamente comercial, gracias al cual para fortuna/desgracia de muchos podemos tener una buena serie de actos de calidad por un costo elevado.

Aunque el festival busca que se tenga una experiencia íntegra para los asistentes al final resulta bastante costosa, deficiente y nada amigable con el bolsillo de alguien que vaya en plan austero en busca de comer dentro,  llevar algún recuerdo oficial o tratar de conseguir algo bonito.

Te contamos lo bueno, malo y feo del Corona Capital

En materia conceptual el festival perdió una identidad que el arte le permitía llevar a cabo, pues lo cambiaron por una plaga de activaciones con marcas. La experiencia capital sigue siendo buena, y esta edición aunque no nos dejó la mejor experiencia demostró que  es una bestia que necesita reinventarse para recibir a la muchedumbre de gente millenial que le sigue frecuentando.

3. Roxy Fest

La curaduría del festival es extraña, pero dejando de lado el cartel, el festival se lleva un reconocimiento bastante bueno por parte de BMN. El festival destacó labores altruistas que consiguió se llevarán a cabo, por las experiencias temáticas que nos pudo ofrecer y por ir más allá de la música ofreciéndonos una experiencia también gastronómica al alcance del bolsillo.

Roxy incluso llegó a cambiar entradas por trabajo comunitario o por ciertos recursos para ser repartidos entre diferentes sectores vulnerables.

Trás la polémica del parque trasloma para que ahí se lleven a cabo eventos, el Festival Roxxy tomó la decisión de llevarle a cabo en la Terraza Vallarta. TODO en las inmediaciones del festival estaba decorado con temática de Queen (más en específico en Freddie Mercury, antes de que Queen fuera parte del tren del mame a nivel mundial).

En la comida y otros aspectos, Roxxy se encargó de apostar por la gastronomía de autor poniendo un área específicamente para comer con propuestas de chef’s de talla grande, otra área para los famosos foodtrucks y una área más para productos locales, donde podías encontrar carne en su jugo, cecina seca ¡y hasta aguas de sabor!

Otro detalle que nos encantó fue el área de Arcade, donde PacMan nos daba la bienvenida a un lugar mágico lleno de maquinitas para salir vomitados por la cabeza de darth vader, Roxy contó con un área designada para hacer actividades diseñadas para los chilpayates y por si fuera poco una pequeña área similar a un tianguis donde se encontraban cachibaches únicos y donde había también ciertos stands para apoyar a ciertas fundaciones y similares.

Tenemos más: Los festivales de música alrededor del mundo se vuelven cada vez peores

Roxy es un festival diseñado para gente más grande que el millenial promedio por la clase  productos que se pueden encontrar, por el diseño del cartel y por las experiencias que ahí se pueden conseguir.

2. NRMAL

#RuidoDelAño: ¿Alguien dijo festivales?

Es impresionante ver como año tras año el Festival Nrmal ofrece un cartel finamente curado para todas aquellas almas que están ansiosas de descubrir nuevas propuestas, nuevos sonidos y hasta tu nueva banda favorita. Un festival al que pocos se acercan por no tener talento conocido, pero que se ha sabido mantener por ese riesgo que se toma.

Actos como Cornelius, Yves Tumor, y Explosions In The Sky fueron los puntos clave para comprender y vivir esa magia que solo el festival tiene, una en donde el público tiene ese respeto y cercanía con el talento que se esta presentando. Un público que se dedica a ver y disfrutar, en donde no vemos un mar de celulares que  impide disfrutar de la música. Lo que verdaderamente se vive ahí es un espíritu de hermandad y de familia, donde hasta tu perro puede disfrutar.

Nrmal sabe cómo atraparnos haciendo de este un festival único en nuestro país.

1. Festival Sinestesia

Ya llegó la tercera edición del Festival Sinestesia

Contrario a cualquier festival en el listado, Sinestesia es un festival de dimensiones pequeñas donde las puertas están abiertas a cualquier persona que busque formar parte de la experiencia, como talento, como asistente o cualquier otro rol en el evento, que al final no importará por que todos acaban conviviendo juntos.

Así estuvo el primer día del Festival Sinestesia

El festival se distinguió por la experiencia íntegra de hacerte sentir bienvenido a un nuevo hogar aún estando lejos de casa. Diferente a  festivales veteranos que se llevan a cabo en grandes urbes, uno encontraba un lugar para expresarse sin miedos, no te querían robar con los precios de cualquier cosa. Un lugar donde todos los talentos conviven en armonía y te invitan a que formes parte de toda una comunidad.

 Así estuvo el primer día del Festival Sinestesia

La Cervecería Brújula fue la anfitriona. En este lugar la comida era MARAVILLOSA ( y hecha con productos locales), toda la cerveza del festival era artesanal y producida en la misma cervecería y agradecemos que no haya habido algún tipo de publicidad ni marcas.

También estuvimos el segundo día

El audio del lugar (a cargo de Punto Clave Xalapa) era INCREÍBLE, todo el tiempo el Staff del Festival Sinestesia estaba al pendiente de los músicos para poderlos ecualizar de inmediato como ellos le requerían y todo se escuchaba dentro de las inmediaciones de la cervecería de manera perfecta ya sea dentro del local o en el jardín donde estaba el escenario.

Nos tocó vivir la tercera edición, y sin duda estaremos ahí para su cuarta transformación, para las personas de corazón aventurero y un espirítu que se nutra con música. Sinestesia es un festival que se tiene que vivir.

0 comments on “#RuidoDelAño: Los mejores festivales de 2018

Haz ruido