Por qué lo mejor es que sí desaparezca Panteón Rococó
Editorial Opinión

Por qué lo mejor es que sí desaparezca Panteón Rococó

Panteón Rococó amenaza con su despedida... o tal vez es un nuevo sencillo. La realidad es que deberían ya despedirse de la música por el bien de todos.

Panteón Rococó anunció anoche el lanzamiento de «El Último Ska»

Anoche Panteón Rococó sorprendió a propios y extraños. Más a extraños que a propios, porque hace años que no sabemos mucho de la banda que hizo que el FARO de Oriente brillara un poco con su concierto de 10 años.

Por qué lo mejor es que sí desaparezca Panteón Rococó
Panteón Rococó

Este fue el cartel que subieron a sus redes, prendiendo una suerte de nostalgia, tristeza y desesperación en sus fans, que no se ponían de acuerdo entre si es sólo un nuevo sencillo o realmente la banda del oriente de la ciudad se estaba despidiendo.

Sin embargo, a seis años de su último álbum de estudio y a 11 de su último material con relativo éxito entre el público (su disco homónimo, del que se desprende ese exitazo de bar que es «Vendedora de Caricias»), ahora sí parecen realmente un panteón.

Banda de covers

Su transformación en los escenarios, montando un show en forma que incorporaron a partir de su celebración de 20 años, ha servido de poco para ellos como banda. Esta nueva forma, más profesional, más showbiz, sólo ha funcionado para que sus viejos éxitos tomen fuerza entre la gente que se ha formado sentimentalmente con ellos.

¿Qué de malo tiene que una banda viva de sus éxitos? Sinceramente: nada. Pero resulta totalmente insatisfactorio ver que una banda, que en su momento logró captar a las grandes audiencias y generar un discurso alterno en la música pop mexicana, se estanca por su misma existencia.

Más allá de si su nuevo álbum es bueno o no, sería interesante preguntarle a sus fans si conocen o disfrutan algo de sus últimos dos álbumes (Ejército de Paz y Ni Carne Ni Pescado). Más allá de si este es o no, efectivamente, «el último ska», Panteón Rococó se convirtió en una banda de covers de Panteón Rococó.

Lleva más de tres años con un show idéntico en el que se tocan las mismas canciones, de la misma exacta forma, para despertar exactamente la misma reacción en su público.

Mismos años en los que poco importa quién es la banda sobre el escenario en tanto que toquen «La Carencia», «Dosis Perfecta» y «Arréglame el Alma». Se han dedicado a preservar su memoria, no su construcción como banda.

Por qué lo mejor es que sí desaparezca Panteón Rococó

Ciertamente, sabemos que «El Último Ska» es más una campaña de promoción que una intención de retiro. Pero, para las condiciones actuales de la banda, parece más propicio irse al retiro que seguir intentando replicarse sin éxito más allá de sus presentaciones en festivales donde no importa Panteón Rococó, sino lo que alguna vez fueron.

Por Freddy Campos | @freddorific

0 comments on “Por qué lo mejor es que sí desaparezca Panteón Rococó

Haz ruido