Doolittle: 30 años de otra joya de los Pixies
Escuchando El Ruido Opinión

‘Doolittle’: 30 años de otra joya de Pixies

Un año después de legendario álbum que puso en el radar mundial a Pixies publicaron 'Doolittle', otra joya en su discografía que cumple tres décadas

La música le debe demasiado al grunge, ese género de Seattle tan violento y poderoso como el punk pero llevado más allá gracias a la parte melódica de las canciones

Doolittle es ya una joya que está cumpliendo 30 años, pero para el lejano 1989 era el material con el que la banda tenía la prueba de fuego para grabar un segundo material digno del antecesor Surfer Rosa y expandir su música para otros terrenos. Qué sería del género sin uno de los artistas precursores más influyentes: Los Pixies

The purple Tape (1997) fue el material que tal cual la banda grabó en un cassette, que pocos tienen a la fecha, y donde están las versiones primarias de los himnos que llegarían después para quedarse, de alguna manera llego a las manos de Ivo Watts miembro fundador nada más y nada menos que del sello 4-AD.

Doolittle: 30 años de otra joya de los Pixies
Portada del ‘ Doolittle ‘

Ya dentro de la 4- AD era hora de crear algo que superara aquel casette y bajo la producción de Steve Albini en tan solo dos semanas: BOOM, uno de los mejores álbumes de todos los tiempos: Surfer Rosa (1988); aquel sonido entre lo ensordecedor y lo tranquilo creo aquel elemento caracteristico con el que se puede comprender a la agrupación

¿Y el Doolittle?

Ahora sí, a lo que nos truje chencha, el cumpleañero, el tercer piso de Doolittle (1989),  ahora a cargo del productor británico Gil Norton. La música trataba de sonar más espacial (sí, espacial) pero manteniendo un toque pop que fue el gancho perfecto para robarle audiencia al entonces glam con exponentes como Poison, Mötley Crüe,CInderella, Twisted Sister y  una prolongada línea de etcéteras, o amantes del entonces naciente trash metal, pues  estábamos a solo tres años de distancia del Master Of Puppets, Megadeth Peace Sells… But Who’s Buying? y Reign in Blood (los tres gestados en el 1986).

El sonido atascado de Surfer Rosa seguía presente, esta ocasión de manera melódica y amable con todo mundo, donde aparte los Pixies mejoraron de manera notable en técnica para tocar todos y cada uno de ellos su respectivo instrumento, con secuencias inteligentes en cada canción que dejaban cortos aquellos sonidos más pesados de los materiales antes mencionados.

La estridencia estaba presente y alternaba con momentos tranquilos que más allá de quitarle consistencia al material lo lograron amarrar con aquel sonido Pixie “alternativo” para 1989 donde en aquellos momentos de quietud solamente esperábamos esos riffs que de pronto llegarían en ciertos puntos para volvernos completamente desquiciados.

El disco validó la existencia de la banda, las guitarras eufóricas de Frank Black van de la mano con la psicodelia espacial de Joey Santiago; Kim Deal por su parte entraba al quite con momentos catárticos entre ella y su bajo que por veces se sentía hasta más violento y emocionante que todo lo demás (gracias a ella inclusive en el disco hay cuerdas) y David Lovering por su parte hacía lo propio en una batería normal pero dando golpes contundentes que aunque sencillos no necesitaban de más.

No te pierdas: Mexico City it’s Surfer Rosa

En cuanto a la parte lírica tenemos también el bizarro mundo de los Pixies, construido con bases en la religión, la relación del hombre con su ambiente natural, la  numerología y básicamente una alegoría del hombre despojado de la humanidad, una aventura donde Dios (cual usted guste sea) nos ha dejado a nuestra propia merced y la humanidad con su estupidez solamente se equipara a un primate, todo ello narrado a través de historias divertidas.

A veces se retoman pasajes Bíblicos como Sanson, otras nos hacen creer que los Pixies en caso de ser una cosa gráfica habitarían en una película de Luis Buñuel y en ocasiones simplemente nos dan canciones que Frank BLack había guardado durante su juventud o que se creaban mediante una historia de empresarios japoneses cometiendo suicidio colectivo con sus familias dentro de un auto que se arrojaría al mar. 

David Lovering, Joey Santiago, BLack Francis y la entonces bajista Kim Deal por algo fueron el ejemplo a seguir de muchos y aunque para muchos el Surfer Rosa es la joya de la corona dentro de la discografía Pixie, el Doolite no le pierde nada demostrando todo el caos y la distorsión de la banda llevada a un nuevo nivel

Larga vida a los Pixies y feliz cumpleaños a Doolittle!

0 comments on “‘Doolittle’: 30 años de otra joya de Pixies

Haz ruido