La Trilogía de Berlín: El renacimiento de David Bowie
Escuchando El Ruido Opinión

La Trilogía de Berlín: El renacimiento de David Bowie

La Trilogía de Berlín es una de las etapas más apasionantes de la carrera de David Bowie y hoy conoceremos sus orígenes, su creación y su legado

¿Cómo fue que se formó La Trilogía de Berlín? ¿Cuáles fueron las principales influencias de David Bowie en aquella época? ¿Y quiénes formaron parte de esta fabulosa etapa? Aquí te vamos a dar todos los detalles

David Bowie se caracterizó por realizar importantes cambios en su aspecto físico y, sobretodo, en el ámbito musical, donde se atrevió a experimentar con una gran cantidad de géneros. Es por eso que se ganó el apodo de “El camaleón del rock” con el paso de los años.

Pero sin ninguna duda, el cambio más arriesgado y repentino en toda la carrera de David Bowie se presentó entre 1977 y 1979, con la publicación de los álbumes Low, “Heroes” y Lodger, en los cuales rompió las fronteras de la música y se atrevió a ir más allá de lo convencional.

A esta pequeña etapa musical de David Bowie se le conoce como La Trilogía de Berlín y hoy conoceremos todo acerca de esta tercia de discos que revolucionó para siempre a la música.

La Trilogía de Berlín: El renacimiento de David Bowie
David Bowie predijo el futuro de la música (Foto: Esquire)

Antecedentes

Para 1976 David Bowie se encontraba en la cima del éxito de su carrera, era prácticamente el Rey Midas de la música, pues había encontrado la fórmula perfecta para transformar toda su música en verdaderos hits y en obras maestras.

Sin embargo, también estaba atravesando graves problemas personales como su severa adicción a las drogas que lo tenía en un estado de salud muy preocupante y su separación con Angela Barnett, su primera esposa.

Su adicción a las drogas era tan brutal que David Bowie admitió que no recuerda absolutamente nada del proceso creativo y de la grabación del álbum Station to Station lanzado en 1976.

Por si fuera poco, también era acosado constantemente por los medios de comunicación que a sabiendas de su pésimo estado mental y físico, buscaban que David Bowie hiciera alguna declaración morbosa para después criticarlo en sus programas de televisión.

Todo esto provocó que David Bowie huyera a mediados de 1976 a Suiza con la esperanza de encontrar un poco de anonimato. Fue ahí donde Bowie comenzó su fabulosa colección de arte expresionista, la cual es hasta el día de hoy una de las más grandes colecciones de arte contemporáneo.

Luego de tener algunas crisis económicas, principalmente por comprar compulsivamente obras de arte, David Bowie decidió ir a vivir a Berlín junto a su amigo Iggy Pop, que también estaba atravesando por problemas similares a los de «el Duque».

La Trilogía de Berlín: El renacimiento de David Bowie
David Bowie tiene una de las colecciones mas grandes de arte contemporáneo (Foto: Softblog)

El objetivo principal de ambos músicos era desintoxicarse, alejarse de los reflectores y minimizar los gastos del día a diía, porque la vida en Berlín era muy barata en comparación de otras grandes capitales europeas.

Principales influencias para la creación de La Trilogía de Berlín

Desde el disco Station to Station, David Bowie ya había demostrado tener interés en experimentar con la música minimalista, la electrónica y el ambient. De hecho, «el Duque» había quedado maravillado con el disco Discreet Music de Brian Eno de 1975.

Pero no fue hasta que se mudó a Berlín cuando realmente David Bowie se metió de lleno en estos géneros, además tuvo la oportunidad de conocer a Brian Eno y desde el primer momento tuvieron buena química.

También es importante destacar que en Alemania, se encontraba en pleno auge el krautrock, género que combina la electrónica, rock progresivo, psicodelia, avant-garde, jazz y la música clásica.

Por supuesto que David Bowie no tardó demasiado tiempo en interesarse en la escena musical alemana. Principalmente en bandas como Neu!, Tangerine Dream y Kraftwerk e incluso contactó a los miembros de Kraftwerk para que colaborarán con él, pero la banda se negó.

Quienes sí se subieron a la nave de La Trilogía de Berlín fueron Brian Eno, Iggy Pop y el productor Tony Visconti. Además, en tan solo unos meses David Bowie ya se encontraba completamente desintoxicado y había dejado a un lado su vanidad y egocentrismo.

La Trilogía de Berlín

Low – 1977

El disco Low se publicó el 14 de enero de 1977 y es el álbum que da inicio a La Trilogía de Berlín. Contrario a lo que se cree, ninguna canción del disco fue grabada en Alemania y Brian Eno casi no participó en el proceso creativo.

La mayoría de las canciones que componen el disco fueron temas desechados de discos anteriores, las cuales ya habían sido grabadas previamente en Los Ángeles, Ginebra y París.

Sin embargo, las canciones fueron tomadas y retrabajadas en Berlín, ahora con la ayuda de Brian Eno y con el Krautrock como principal influencia musical.

El primer lado del disco está compuesto por canciones relativamente cortas y repletas de avant-pop. Y el segundo lado muestra pistas instrumentales y de larga duración, en las cuales Brian Eno tuvo mucho que ver.

De hecho la canción “Warszawa” fue compuesta por Brian Eno mientras David Bowie estaba en París. A su regreso, Bowie quedó fascinado con el tema y decidió añadirle voces a la canción.

Iggy Pop también aportó voces en la canción “What In The World”, la cual se rumorea que inspiró al sonido del videojuego Pac-Man.

David Bowie tuvo algunos problemas con su disquera a la hora de querer lanzar el Low, principalmente porque RCA quería que Bowie siguiera por el mismo camino del Young Americans (1975), que había sido todo un éxito de ventas.

Pero esta negativa de su disquera motivo más a David Bowie para hacer el lanzamiento del álbum, pues el objetivo principal de «el Duque» era hacer algo más arriesgado, atrevido e innovador.

Inicialmente la crítica especializada se mostró dividida a la hora de calificar el Low, pero afortunadamente el álbum se desempeñó muy bien en ventas y alcanzó el número 2 en la lista de álbumes del Reino Unido y el número 11 en las de Estados Unidos.

También la canción “Sound and Vision” fue todo un hit y logró el número 3 en la lista de singles del Reino Unido, lo que le dio demasiada confianza a David Bowie.

Como dato curioso, en el mismo estudio donde se trabajó con las canciones del Low, también se grabó el disco The Idiot (1977)de Iggy Pop y Brian Eno grabó algunas piezas de sus álbumes Music For Airports (1978) y Music For Film (1978).

«Heroes» – 1977

Ante el sorpresivo éxito del disco Low, la confianza de David Bowie se elevó hasta los cielos y por eso decidió trabajar en cuanto antes en una segunda entrega que siguiera por la misma vereda musical.

Además, en ese tiempo la relación creativa que tenían David Bowie y Brian Eno estaba en pleno auge, por lo que las ideas surgían con suma facilidad.

El legendario álbum «Heroes» fue lanzado el 14 de octubre de 1977 y es la segunda parte de La Trilogía Berlín. El disco fue grabado completamente en Alemania por lo que es el que más se ajusta a la denominación de hecho en Berlín.

Musicalmente el «Heroes» sigue explorando géneros como el krautrock, ambient y la música minimalista, y las letras reflejaban los sentimientos que la sociedad alemana sentía al vivir en un país dividido por un gran muro.

A comparación de su antecesor, el disco «Heroes» es más positivo y genera cierto aire de esperanza, a pesar de que contiene un par de canciones instrumentales con ciertos tintes oscuros como “Sense of Doubt» y «Neuköln«.

La segunda parte del disco es completamente instrumental y fue realizada por David Bowie y Brian Eno, que se complementaron a la perfección.

Robert Fripp, miembro de King Crimson, ayudó con la guitarra principal en la canción que le da nombre al disco, que además es una de las canciones más famosas en toda la carrera de David Bowie.

El arte de la mítica portada fue diseñada por Masayoshi Sukita y fue inspirada por el artista alemán Erich Heckel Rouquayrol. Por otra parte, las comillas en el título del álbum son utilizadas en forma de sarcasmo o ironía sobre el concepto heroísmo.

Heroes” fue todo un éxito en ventas llegando al número 3 de las listas en el Reino Unido y permaneciendo en dicho lugar durante 26 semanas. También la crítica lo alabó desde el primer momento y lo catalogaron como el álbum del año.

Después del éxito tan brutal David Bowie inició una larga y exitosa gira mundial, que frenaría el proceso creativo para la elaboración del tercer y último álbum de esta trilogía.

Lodger – 1979

Este es uno de los discos más polémicos y complejos en toda la discografía de David Bowie, también el disco ya no tuvo el gran desempeño comercial que sus dos antecesores habían logrado y la crítica tuvo opiniones muy pobres acerca del disco.

El álbum fue grabado por partes en Estados Unidos, Suiza y Francia, por lo que muchos fanáticos y críticos consideran que el Lodger ya no debería formar parte de La Trilogía de Berlín.

En las sesiones de grabación, David Bowie utilizó las famosas Oblique Strategies de Brian Eno, las cuales eran unas tarjetas que tenían como objetivo ayudar con los bloqueos creativos de los músicos, impulsando el pensamiento lateral.

Para el Lodger, David Bowie dejó a un lado las influencias del krautrock y comenzó a explorar otros géneros como el world music, que consiste en juntar música tradicional y folclórica con la música popular.

También participó un futuro miembro de King Crimson, el guitarrista Adrian Belew, quien compuso la guitarra principal en varias de las canciones del Lodger

A diferencia de los álbumes Low y “Heroes”, que se dividían en canciones e instrumentales, el disco Lodger ya no tuvo esa división pero sí contó con dos temáticas, la primera que es la de los viajes y la segunda de críticas a la civilización occidental.

Lamentablemente la relación entre David Bowie y Brian Eno se empezó a deteriorar durante el proceso creativo de Lodger debido a que ambos músicos querían realizar cosas distintas.

Además, David Bowie ya volvía a mostrar esos aires de grandeza y egocentrismo que tanto le caracterizaban, por lo que tenía algunos cruces con la sencillez de Brian Eno.

A pesar de todas las críticas negativas y su mal desempeño comercial, el Lodger es en la actualidad, uno de los discos más influyentes en toda la carrera de David Bowie.

Principalmente ayudó a que surgieran movimientos como el Madchester y el Brit Pop, pues bandas como Blur, Suede, Pulp y Oasis, han admitido que tomaron distintos elementos del Lodger para la elaboración de su música.

David Bowie: el cambio en la forma de crear música

La Trilogía de Berlín, es una etapa muy apasionante de la carrera de David Bowie y yo diría que es la más atrevida y experimental.

Después de la trilogía, el krautrock comenzó a llegar a otros países europeos y logró tener un tremendo impacto en la música estadounidense y británica. Además, David Bowie refrescó su personalidad, su mentalidad y, sobretodo, revolucionó las maneras de realizar y crear música.

Lamentablemente, un día como hoy perdimos a David Bowie, pero su legado musical aquí sigue y este es el momento ideal para darle el lugar y la importancia que se merece a La Trilogía de Berlín.

0 comments on “La Trilogía de Berlín: El renacimiento de David Bowie

Haz ruido