Reseña: Japamyu - Kyary Pamyu Pamyu
Álbumes Reseñas

Reseña: Japamyu – Kyary Pamyu Pamyu

El cuarto álbum de estudio de Kyary Pamyu Pamyu continúa con la ya tradicional forma de hacer música y crear un universo pop de esta japonesa.

Una pieza más en el rompecabezas colorido y extraño que es el universo de Kyary Pamyu Pamyu

Definir la música de Kyary Pamyu Pamyu es complejo. Lo es aún más cuando entendemos esto como un concepto alrededor de un personaje, donde la música, aunque bastante destacable, solo es una parte más de un escenario difícil de encasillar, aunque fácil de disfrutar.

Reseña: Japamyu - Kyary Pamyu Pamyu
Universal Music

じゃぱみゅ (Japamyu), cuarto álbum de la modelo, bloguera, cantante y actriz japonesa llega cuatro años después de ピカピカふぁんたじん (PikaPika Fantajin) para consolidar todavía más lo que nos llevamos preguntando desde que en 2012 hizo su debut con ぱみゅぱみゅレボリューション (Pamyu Pamyu Reboryūshon): ¿qué es Kyary Pamyu Pamyu?

Este abre tal cual han abierto los tres anteriores: una introducción que sirve como puerta de entrada a un universo que el productor Yasutaka Nakata que creó para Kyary, como un personaje kawaii tocando temas que distan mucho y rompen esa ambientación tierna con otros elementos confusos, como una deidad cebolla con ojos, o la estética, negando toda identidad, de sus bailarinxs.

Japamyu puso a prueba la capacidad creativa de Nakata, teniendo ya tres álbumes que, aunque todos se sostienen solos como grandes piezas pop, la monotonía que comparten solo se justifica por la posibilidad de Kyary como el personaje central en un universo único e indefinible fue de sus propios márgenes. El resultado es un álbum que aunque encuentra momentos brillantes, se siente aburrido.

Canciones como «Kizunami» (キズナミ), «Harajuku Iyahoi» (原宿いやほい) y «Kimi no Mikata» (きみのみかた) son viejos sencillos que el proyecto lanzó en ese tiempo que estuvo entre PikaPika Fantajin y Japamyu, dejando la impresión de que estamos frente a un recopilatorio, en vez de un álbum en forma, como lo han sido los tres anteriores.

Sin embargo, a pesar de estos contras que puede tener, también resulta un recordatorio de que Kyary Pamyu Pamyu es, en sí mismo, una innovación constante con cada álbum y cada track.

Contendientes al #RuidoDelAño: iridescence – BROCKHSMPTON

Aunque recupera las formas tradicionales de hacer J-pop, también tiene toda la influencia de la música electrónica occidental, que mezcla con las saturaciones y violencias sonoras que hemos escuchado desde siempre en la electrónica japonesa, siempre indefinible, siempre maravillosamente rara.

Por su parte, Kyary se asume como el corazón de este proyecto, que la ha visto crecer durante seis años, en los que pasó de ser una rareza a ser la bandera de la nueva música pop japonesa, sin descuidar ningún aspecto de lo que integra KPP: estética, música y concepto.

Esto se nutre de la siempre inagotable creatividad de Nakata, que no ha dejado de construir álbumes que consolidan un sonido etiquetable solo alrededor de este concepto específico. Así mismo, lleva sus composiciones hacia la temática que se expresará en videoclips y demás productos sin perder nunca coherencia.

Este, aunque siempre explota los clichés de cada género que toca, no deja de buscar un algo nuevo en esa misma base sólida. En esta ocasión, nos encontramos con una Kyary que puede bien rapear, muy al estilo de Daoko o Sara Bonito, en «Enka Natorium» (演歌ナトリウム), que se encuentra sin duda en la cumbre de este álbum.

Así mismo, otros tracks se alejan un poco de la constante energía y efusividad que caracterizaron a KPP durante álbumes anteriores. Todo nos indica que la evolución es clara, así como la intención de no solo cambiar el sonido, sino llevar un mismo camino en todo, a pesar de que no sea tan coherente como un álbum, pero sí como parte de este universo con ya cuatro piezas.

Reseña: Japamyu - Kyary Pamyu Pamyu
Universal Music

Por años, Kyary ha sido un referente para entender la música pop moderna de japón, lejos de los grandes proyectos J-pop como FEMM, Perfume o GARDiNELiA. Este proyecto es, al mismo tiempo, música pop hecha con la rigurosidad necesaria para ser vendida en todo el mundo, como también pop experimental hasta el cansancio.

KPP se ha encargado de construir un mundo aparte, donde existe ella y solo ella, los demás a su alrededor deben saberse dentro de este mundo para poder participar. El mundo de Nakata y Kyary es mágico, extraño e incomprensible en muchas aristas, pero no requiere de ser explicado. Su grandeza está ahí, en la posibilidad de hacer música desde un mundo aparte, para llenar este otro mundo.

Japamyu - Kyary Pamyu Pamyu

Aceptable
7.1

Producción

8.0/10

Concepto

10.0/10

Instrumentación

5.0/10

Arreglos

8.0/10

Consistencia

4.5/10

Pros

  • - Universio KPP
  • - La inagotable imaginación de Yasutaka Nakata
  • - Kyary como performer

Cons

  • - Armado
  • - Sencillos
  • - La experimentación esta vez no salió tan bien

0 comments on “Reseña: Japamyu – Kyary Pamyu Pamyu

Haz ruido