#Reseña Everything Not Saved Will Be Lost Part 1 - Foals
Álbumes Reseñas

Reseña: Everything Not Saved Will Be Lost Part 1 – Foals

Después de cuatro larguísimos años de silencio, Foals por fin regreso con su álbum mas ambicioso, atrevido y experimental

Foals regresó con la obra más ambiciosa y atrevida de su joven carrera

Después de esperar cuatro larguísimos años, Foals por fin publicó su quinto disco de estudio titulado Everything Not Saved Will Be Lost Part 1, álbum que está dividido en dos capítulos con la intención de separar las canciones más atmosféricas y llenas de textura (primera parte) de las más potentes y más rockeras (segunda parte).

Y efectivamente, este nuevo disco de la banda británica es, y por mucho, su obra más experimental y versátil y, además, saca a relucir su faceta más atrevida y arriesgada, aunque para ello tuvieron que apartarse ligeramente de la fórmula que les había dado buenos dividendos en álbumes anteriores como Total Life Forever (2010) y What Went Down (2015).

Everything Not Saved Will Be Lost Part 1 es el primer disco de la agrupación luego de la salida del bajista Walter Gervers, quién abandonó la banda el año pasado, aunque para ser sincero, el resto de la agrupación logró superar rápidamente su salida y no se notó demasiado su ausencia.

En gran parte, las canciones que tenían más énfasis en los ritmos y las texturas se agruparon en este álbum y algunas de las pistas más pesadas que se compusieron con nuestra energía en vivo van a venir en el segundo álbum. Y luego hubo un trabajo más detallado en la secuencia interna del registro, por lo que la Parte 1 termina como en un suspenso. Se sintió como el final de una película, y la Parte 2 inicia como una respuesta. Comienza con una explosión, básicamente, que va en contra del estado de ánimo que queda en el primer disco”. Declaró Yannis Philappakis en una entrevista para Consequence Of Sound. 
#Reseña Everything Not Saved Will Be Lost Part 1 - Foals
Foals esta de regreso (Foto: NoSubmarines)

La evolución de Foals

En esta nueva etapa de Foals, los británicos le entraron con todo a los sintetizadores y llenaron casi todas las canciones del álbum con ágiles teclados para así dejar la guitarra en un segundo plano, sin embargo, en ningún momento sacrificaron sus característicos riffs afilados y pegadizos que tanto seducen a sus fans.

Al momento de hacer el balance del disco, es fácil descubrir que la banda a evolucionado y que está entrando en una nueva dimensión llena de textura y de mosaicos musicales que resultan bastante relajantes y disfrutables.

Desde la primera canción del álbum “Moonlight”, Foals te transporta y te engancha en un viaje a su nuevo universo musical y gracias a la voz de Yannis Philappakis, vocalista y líder de la banda, el camino se convierte en una llamarada de emociones pasionales que reflejan sus distintas inconformidades y las problemáticas que existen con la sociedad actual, como la alienación y el cambio climático.

“Me gustan los discos donde hay una apertura de un espacio. Te sientes como si estuvieras atravesando un agujero de gusano o en uno de esos viejos efectos de TV de los años 60 donde la imagen se tambalea y sabes que te gusta este lugar alternativo. Creo que esta era la idea de hacer “Moonlight”. Con esta pista, solo quería que fuera como un filtro en el que entras. La letra infiere esta idea de pasar del pasado al futuro y se sintió como la manera correcta de comenzar el disco”.

A pesar de su cambio musical, aún hay canciones que nos remiten al viejo Foals como el sencillo “Exits”, que me parece un perfecto balance de lo que estamos por escuchar en Everything Not Saved Will Be Lost Part 1 y, de paso, aplica la vieja fórmula de la etapa anterior de la agrupación.

También la banda intenta meterse, de nuevo, en las pistas de baile con temas muy sencillos como “White Onions”, In Degrees” y “On The Luna”, canciones que están repletas de ganchos potentisimos por todos lados, que te invitan y te incitan a levantarte de tu asiento para agitar tu cabeza y mover tu cuerpo al ritmo extremadamente pegadizo y repetitivo de las canciones.

Lamentablemente, estas pequeñas apariciones en la pista de baile, hacen que se desaparezca por momentos el concepto central del álbum y, por lo tanto, el disco pierde un poco de dirección, consistencia y rompe con la atmósfera que había logrado pulir en las primeras canciones.

Por fortuna, Foals logra recuperar el camino y por fin toma al toro por los cuernos en la segunda mitad del disco, lado en el que están las canciones más innovadoras y experimentales en toda la carrera de la banda, empezando con “Cafe D’Athens”, donde la banda se aleja por completo de su ADN y su ABC musical y nos entrega un tema repleto de sonidos frescos y se destaca por la utilización precisa y exacta de una marimba.

Ya para la recta final, en “Sunday” y “I’m Done With The World (& It’s Done With Me)”, Yannis Philappakis vuelve a cantar y a expresar de forma muy sentimental toda su frustración con la sociedad actual y también se toma el momento para recriminar a las generaciones pasadas por dejarse eclipsar y aplastar por esta nueva generación. Por supuesto, los sintetizadores y los teclados se llevan todos los reflectores en estos últimos temas y cierran el disco de manera redonda y precisa el álbum.

“La última canción del disco fue escrita desde el principio. Se sentía como si viniera de un lugar diferente. Jimmy Smith me envió los acordes, fue antes de que hubiéramos escrito gran parte del material. Tenía resaca, era un día de otoño, miraba hacia mi jardín y todos los árboles se ponían de color. Había un zorro en el jardín que estaba herido. Me sentí muy mal por eso, y terminé alimentándolo por un par de días. Básicamente no podía moverse. Entré en el estudio y él me había enviado estos acordes y me sentía súper tierno. Todas esas letras salieron fácilmente. Pero siento que es la terminación perfecta para el álbum. Ese día fue un día muy sensible para mí. El zorro se quedó por unos días y luego desapareció. Llamé a la RHPCA, que es el bienestar animal del Reino Unido, y me dijeron: ‘Aliméntalo, a ver qué pasa’ Pero no sé qué le sucedió. Así que si el zorro está escuchando, esto es para ti”.

A lo largo de su carrera, Foals siempre ha lanzado discos muy sólidos que muestran el constante movimiento y evolución que la banda ha tenido en estos diez años de trayectoria, sin embargo, la agrupación se ha quedado en repetidas ocasiones muy cerca de lanzar su obra maestra y me parece que con Everything Not Saved Will Be Lost Part 1 se vuelven a quedar en los límites de esta frontera.

Por momentos, el disco pierde su dirección y consistencia y, aunque el concepto de crítica social es bastante claro, hay dos o tres canciones que se salen de esta óptica y se quedan navegando perdidos en el limbo y esto resulta imperdonable. Lo más importante de este álbum, es que Foals sigue mostrando que está en constante crecimiento y eso es un síntoma fantástico.

Ahora, solo debemos esperar al otoño de este año para poder escuchar la segunda parte de esta entrega y deseo de todo corazón que logre superar esta primera parte que, para mí, sentó las bases para una nueva faceta de Foals llena de nuevas texturas y nuevos colores musicales, que sin duda, serán muy atractivos si la banda logra exprimirlos y sacarles su máximo potencial más adelante.

Everything Not Saved Will Be Lost Part. 1

83
8.3

Producción

8.0/10

Consistencia

8.0/10

Concepto

8.0/10

Instrumentación

8.5/10

Experimentación

9.0/10

Pros

  • Nos demuestran que siguen en constante evolución y movimiento
  • La banda muestra su lado más experimental
  • Se atreven explorar nuevos sonidos y nuevos instrumentos

Cons

  • El concepto del álbum no termina por desarrollarse por completo
  • Por momentos pierde dirección y consistencia

0 comments on “Reseña: Everything Not Saved Will Be Lost Part 1 – Foals

Haz ruido