Reseña: Good At Falling - The Japanese House
Álbumes Reseñas

#Reseña Good At Falling – The Japanese House

Amber Bain deja la piel y el alma en Good At Falling, un debut que supera toda expectativa

El debut de Amber Bain como The Japanese House levantó suficientes expectativas a lo largo de cuatro años de EPs que poco a poco consolidaron el sonido que escuchamos claramente en Good At Falling, una carta de presentación que parece más el título de su graduación.

La realización de este álbum, tal cual, tomó los cuatro años de lanzamientos de Amber en demos de tres o cuatro tracks. En este lapso terminó tomando no solo la experiencia musical de cada experimento, sino la experiencia personal en que la llevó a realizar estos trabajos.

Good At Falling recoge el desenvolvimiento de la guitarrista británica de forma profesional en lo que escuchamos durante 13 pistas, pero sobre todo explora sus emociones y la relación que tuvo con Marika Hackman, su exnovia y también guitarrista británica.

La historia que cuenta este trabajo una que habla de fallar, de lograr, sufrir y finalmente de aceptar; el rasgo humano con el que Amber no deja de sentirse conectada es el de caer: ir en picada en su propio abismo emotivo.

Reseña: “The Velvet Underground” – The Velvet Underground #50Años

Así mismo, es fácil reconocer el dolor y el drama de dos personas que, a la hora de poner frente a frente sus trabajos, parece que hablan entre sí. I’m Not Your Man (2017) es la declaración de principios de Marika, que al mismo tiempo nos deja reconocer a Amber en su vida; por su parte, Good At Falling desenvuelve la experiencia de una forma menos simbólica y más directa.Reseña: Good At Falling - The Japanese House

The Japanese House / DIY MagazineUn logro complejo es, siempre, integrar aspectos personales a un contexto más amplio, pero es algo que Bain concreta con simplemente hacer de SU historia, también la tuya. Los lugares comunes, a forma de pastiche, son odiosos cuando su intrascendencia remite la falsedad y no la emotividad común de una vida que vivimos todos juntos, como sí se siente en cada palabra de The Japanese House.

Mediante versos simples como:

We don’t touch anymore / Ya no nos tocamos ahora
But we talk all the time so it’s fine / Pero hablamos todo el tiempo, así que está bien
Can somebody tell me what I want? / ¿Alguien puede decirme qué es lo que quiero?
‘Cause I keep changing my mind / Porque no dejo de cambiar de parecer

logra integrar un drama simple, común e intenso, a cualquiera que pueda escucharlo. La oda millennial al romance panóptico se escribió en el cuarto de una mujer que, más que cantar su historia, con nombres y apellidos, le canta al dolor y el sentimiento que le embarga como a cualquier otro adolescente sufriendo en su habitación.

Este debut está lleno de clores y matices que nos llevan de un principio melodioso, brillante y explosivo («Maybe You Are The Reason» puede que sea de las mejor aperturas en mucho tiempo), a un cuerpo que reposa en agonía hasta, finalmente, recuperar la tranquilidad humeante que siempre está presente, pero que solo se hace completamente evidente en «Saw You In A Dream», que terminó en este álbum como la única pista acústica.

De manera técnica, Good At Falling tiene errores simples que son lo que, finalmente, detienen el desenvolvimiento de la historia de Amber, que alcanza puntos muy altos con una instrumentación totalmente fuera de lo común y técnicas de producción bastante novedosas que solo habíamos visto en A Breef Inquiry Into Online Relationships de The 1975.

Claro, al escuchar el resultado final, entendemos que la inspiración para ABIIOR vino de ella como su colaboradora, no al revés. Esas formas de procesar voz y de crear cortinas con sonidos en capas, que recuerdan mucho a Bon Iver, la banda favorita de Bain, son parte de la identidad de The Japanese House, no de Matty Healy y The 1975.

Reseña: Good At Falling - The Japanese House
We Heart IT

Y aunque pareciera que todo es grandes logros, los errores sí empañan bastante un producto que, por momentos, pareciera ser más brillante de lo que en realidad es.

La distribución de los tracks no deja que la narrativa se desenvuelva naturalmente. La dinámica dulce y áspera se estanca y no solo por eso, también por los intentos de interludios, que terminan siendo larguísimos, como tracks completos, pero que tampoco alcanzan el carácter o la identidad de una pieza completa.

Reseña: Assume Form – James Blake

Por otro lado, no hay forma de confundir a The Japanese House con cualquier otro proyecto en el mundo. No solo por la identidad sonora que concretó con influencias de Bon Iver, The 1975 o The Beach Boys; el estilo propio, creado en su habitación desde hace casi cinco años, está también en su forma lírica, que es casi un discurso, pero que siempre vuelve a la declamación poderosa, con la repetición cíclica que convierte su voz en un instrumento que es parte la atmósfera instrumental.

Hablar de estilo en una industria que actualmente está atomizada al infinito y sumida en una necesidad de inmediatez es casi ocioso. La identidad, como un rasgo propio de la música y no del intérprete, dejó de ser una característica para evaluar los productos que nos inundan cada día en Spotify, YouTube, Apple Music o cualquier otra plataforma para escuchar música.

Sin embargo, en el caso de The Japanese House, el estilo lo es todo. Durante un lustro se dedicó a pulir una identidad que es una suma de todo eso que ella ha vivido y ha vertido dentro de un proyecto que es toda Amber Bain: compone, escribe, arregla, canta, toca y produce.

Superando toda expectativa, Amber Bain, como The Japanese House, hace todo y nos recuerda que la música, como expresión humana, está también en una habitación suburbana, entre smartphones, selfies y el recuerdo insensato de seguir siendo de carne y hueso.

Good At Falling - The Japanese House

Ruido del Año
8.3

Producción

6.5/10

Concepto

9.0/10

Consistencia

7.3/10

Instrumentación

9.3/10

Estilo

9.5/10

Pros

  • - Estilo, que tanto hace falta actualmente
  • - La instrumentación es precisa y concreta
  • - La lírica corresponde con las melodías todo el tiempo
  • - Íntimo pero empático

Cons

  • - La producción tiene errores de novatez
  • - El dinamismo se pierde en los intentos de interludio

0 comments on “#Reseña Good At Falling – The Japanese House

Haz ruido