Reseña: ROSALÍA- El Mal Querer
Álbumes Reseñas

Reseña: ROSALÍA- El Mal Querer

El segundo álbum de ROSALÍA logra llevar su combinación pop/flamenco a un nuevo nivel con un discurso poderoso y sin fallas.

El Mal Querer, segundo álbum de ROSALÍA, es un punto de quiebre para la música pop en español

La evolución de la música ha pasado por diferentes procesos, en los que mirar hacia atrás es el pretexto para lograr pasos hacia adelante. En El Mal Querer, Rosalía logró combinar años de historia musical con una modernidad voraz que libera y destruye.

Este álbum, que al mismo tiempo es el trabajo final de su carrera universitaria, es en todo sentido una excentricidad. Fuera de los clichés, es un trabajo meramente conceptual basado en una novela del Siglo XIV, adaptada en la primera mitad del álbum y después reinterpretada a través de Rosalía y su propio concepto.

Cuenta la historia de una mujer que se casa y después, por celos, es encerrada contra su voluntad. Al mismo tiempo, su resolución es a través de ese mismo personaje tomando fuerza, culminando con su emancipación y liberación.

Este extraño viacrucis, en el que Rosalía es al mismo tiempo su voz y la de su abusador, lleva un camino cargado de matices, que logran representar una historia que no solo es bastante vívida, sino que es completamente cercana, a pesar de que tiene su génesis hace siete siglos.

Las razones de la violencia son las mismas del júbilo en un principio. El terror de los celos en el capítulo tres, desata toda la historia hasta el punto de quiebre en el capítulo ocho, por el que ese camino hacia el calabozo se invierte y el personaje principal se tiene que parir a sí misma para renacer y vivir.

Contendientes al Ruido del Año: Haru Nemuri – Haru To Syura

Para darle color a esta historia, Rosalía se ayudó de El Guincho, famoso por su música electro pop, no precisamente por conocer de flamenco y folklor español, que es a lo que la cantante catalana ha dedicado su vida. Pero a pesar de las distancias, esta relación dio resultados que no se logran ver en Los Ángeles, su álbum debut.

Reseña: ROSALÍA- El Mal Querer
Diario AS

En este, lo que encontramos es una combinación compleja de géneros, estilos de producción y formas compositivas que tienen como eje la voz de Rosalía, que esta vez no luce tanto como reflector brillante, sino como centro vivo de un universo, con tantas variantes sonoras, ya sean naturales o artificiales.

En aquellos tracks donde la producción permite a la música orgánica lucir, la voz explota como lanza que ataca todo lo que ve de frente. «QUE NO SALGA LA LUNA Cap.2: Boda» o «RENIEGO – Cap.5: Lamento» son muestras de la plasticidad de su voz, al mismo tiempo de cómo los arreglos de los instrumentos juegan para darle un cobijo que refuerza el capítulo específico.

Por otro lado, en donde la producción es más arriesgada y se permite combinaciones excéntricas, la voz pasa a ser un instrumento más, que cuenta su historia a través de sonidos más convexos y menos pálidos.

El virtuosismo de las guitarras flamencas se apaga un poco, pero sus percusiones son otro hilo conductor para dar cuenta de la capacidad de Rosalía para dominar el género en todas sus aristas, así como la del El Guincho para adaptar el pop y sus diferentes estilos a una idea que en ningún momento se modifica, sino que solo gana fuerza.

La cantidad de estilos y referencias que logra juntar, como parte del discurso o como parte del paisaje sonoro parecen infinitas, a pesar de que es solamente un álbum de 30 minutos (exactos) de duración.

Discutamos: El problema con Greta Van Fleet: los peligros de la nostagia

En «BAGDAD – Cap.7: Liturgia» tenemos un sampleo de «Cry Me a River» de Justin Timberlake, que no es solamente un capricho estético, sino una herramienta bien justificada en el contexto que entra el álbum a partir de ese momento.

Reseña: ROSALÍA- El Mal Querer
El País

Posiblemente el momento más lúcido de todo el álbum se encuentra en las últimas cuatro canciones, que dan el cierre exacto a El Mal Querer.

«DI MI NOMBRE – Cap.8: Éxtasis» marca la salida del personaje de su encierro, a través del siguiente track «NANA – Cap.9: Concepción», en el que Rosalía se pare a sí misma entre un coro de autotune fantasmal y una cortina de lluvia detrás de todo.

Finalmente, «MALDICIÓN – Cap.10: Cordura» consolida el álbum y todos sus riesgos de producción y composición con una canción simple, con una construcción aventurada que bien podríamos acreditarle la inspiración a James Blake (quien también alucinó con este álbum).

Entre sampleos de videojuegos, la voz y las percuciones características del flamenco y un loop increíble de sintetizador, la huida y el renacimiento se consuman en una salida de su prisión por pie propio.

M’an dicho que no hay sali’a por esta calle que voy. M’an dicho que no hay sali’a, yo la tengo que encontrar aunque me cueste la vida o aunque tenga que matar

El álbum cierra su propio camino con una declaración de memoria, que reconoce el abuso y también su salida. El poder y la emancipación, el tema de todo el álbum, que no solo es un concepto adoptado a una historia, sino también a la forma en que se produjo todo El Mal Querer.

Aunque Silvia Pérez Cruz y María Arnal (todas catalanas) ya habían experimentado con el flamenco y géneros ajenos a este, lo que consiguió Rosalía va más allá de estas dos experiencias previas.

Así es como la música te ayuda a superar un trauma

Mientras Arnal construyó un escenario sonoro y ensimismado, bastante críptico, y Pérez Cruz dudó mucho en salirse de lo tradicional, Rosalía llevó al extremo todo lo que pudiéramos imaginar de este género ceñido a la tradición y al purismo.

Desde las percusiones, guitarra y la voz, todo se construye en un escenario que todo el tiempo se sabe cercano al flamenco, aunque no duda en ponerse de frente a otros géneros y otras formas de componer.

El riesgo era enorme. No solo existía la posibilidad de no sonar a nada concreto, sino también a saturar de sonidos y hacer la experiencia poco placentera. Sin embargo, sorprende que el resultado de tal experimento sea tan claro, concreto y preciso en todos los niveles.

Reseña: ROSALÍA- El Mal Querer
WireImage

No solo estamos frente a uno de los álbumes más ambiciosos de la música en español de este año, sino también frente a una compositora, cantante y productora que no teme a desafiar las bases de cualquier género para conseguir cosas nuevas.

La evolución musical ha pasado por muchos procesos y todos ellos están en El Mal Querer.

ROSALÍA- El Mal Querer

Ruido del Año
9.5

Concepto

10.0/10

Fusión

9.7/10

Consistencia

10.0/10

Instrumentación

8.8/10

Producción

9.0/10

Pros

  • - Concepto sólido
  • - Discurso sin fisuras
  • - Fusión de géneros con éxito
  • - Sobrepasó las expectativas
  • - La voz de Rosalía luce en un espectro más amplio

Cons

  • - La producción flaquea en algunos momentos

0 comments on “Reseña: ROSALÍA- El Mal Querer

Haz ruido