Reseña: "The Stone Roses" - The Stone Roses #30Años
Álbumes Reseñas

Reseña: ‘The Stone Roses’ – The Stone Roses #30Años

Hoy cumple 30 años el legendario álbum debut de The Stone Roses, la obra maestra del movimiento Madchester y el pilar para el nacimiento del Britpop

Hoy cumple 30 años el álbum debut de The Stone Roses, la obra maestra del movimiento Madchester y el pilar para el surgimiento del Britpop

La historia de The Stone Roses inició en 1983 en la ciudad de Manchester, Inglaterra. En ese año Ian Brown (voz), John Squire (guitarra), Reni (batería) y Maní (bajo) juntaron sus grandes talentos después de que Brown y Squire formaran parte de distintos proyectos que fracasaron rotundamente.

Rodeados e influenciados por la música rave que comenzaba a invadir por completo cada rincón del Reino Unido, The Stone Roses empezó a lanzar una serie de demos y singles en los próximos años, que les dieron una gran popularidad en su ciudad natal y que terminaron por darle forma y sonido a un nuevo movimiento musical que luego sería conocido como Madchester.

Reseña: "The Stone Roses" - The Stone Roses #30Años
The Stone Roses, la banda mas emblemática del movimiento Madchester (Foto: IndieRock)

Así fue como la banda comenzó a dar una serie de exitosos conciertos en toda su ciudad, donde pisaron el escenario de la legendaria discoteca The Haçienda, fundada por Tony Wilson (Factory Records) en 1982 y conocida por ser uno de los principales anfiteatros del movimiento Madchester.

Sin embargo la banda no pudo lanzar su álbum debut hasta 1989 después de firmar con el sello Silverstone, una de las disqueras más importantes de aquella década y cuando conocieron al productor John Leckie, conocido por su trabajo como ingeniero de sonido en el álbum Meddle (1971) de Pink Floyd.

La principal razón que motivó al cuarteto para firmar con una disquera popular fue para que su trabajo lograra ir más allá de Manchester y el Reino Unido, aunque en el fondo sabían que sus fans no se lo iban a tomar muy bien y que estarían traicionando la independencia musical que tanto caracterizaba al movimiento Madchester.

La creación de la obra maestra del Madchester

Lo que The Stone Roses logró con su álbum debut en 1989 es simplemente magnífico, nunca antes una banda había logrado reunir y mezclar géneros como el pop británico, la psicodelia, el post-punk, el new wave y la música rave de manera tan sublime y fabulosa.

De esta forma The Stone Roses creó un disco con un sonido completamente ambivalente, es decir, que conjugaba de un modo extrañamente perfecto los sonidos psicodélicos y nostálgicos de la década de los 60, con el rave y el new wave sumamente bailable de los años 80.

A pesar de que Ian Brown nunca tuvo una voz muy potente y virtuosa, logró su objetivo de conectar con el público y transmitir todo el éxtasis del movimiento Madchester, además, el álbum en todo momento está plagado de riffs de guitarra muy inteligentes y pegadizos, ejecutados con el estilo fantástico de John Squire.

Por otra parte, a diferencia de las bandas principales del Madchester, The Stone Roses también se concentró en la parte lírica de sus canciones, de hecho es justamente este aspecto uno de los elementos más importantes en este álbum, pues la banda logró con versos muy sencillos y estribillos llenos de ganchos sintetizar su esencia y su mensaje de rebeldía, atrevimiento y extraño romanticismo.

«I Wanna Be Adored», que es fácilmente una de las canciones de apertura más hermosas y memorables en la historia de la música y que hoy es todo un himno de los años 80, reúne de forma tan maravillosa cada uno de los elementos anteriormente mencionados y deja la mesa más que puesta para que la banda se despache y continúe explorando ese collage de sonidos emocionales y bailables que dejaron entrever desde los primeros segundos.

La banda no desaprovecha la atmósfera que ya ha creado y continúa con canciones muy potentes como «She Bangs The Drums«, que fue número uno en las radios del Reino Unido, y «Waterfall«, que en pocas palabras son el fiel reflejo de lo que es la esencia musical del movimiento Madchester.

Enseguida todo se pone más experimental y psicodélico con «Don’t Stop«, que es la misma «Waterfall» pero tocada al revés y adaptada con diferente letra. Es un experimento muy arriesgado y muy ambicioso, pero The Stone Roses sale bien librado de su aventura y resulta una canción completamente inofensiva.

También tienen momentos para explorar texturas más románticas y sacar su lado más sensible en «Made Of Stone» y «Shoot You Down«, temas que sin llegar a ser baladas te abrazan y te arrullan con sus dulces letras y su ritmo que te incita a saltar a la pista de baile abrazado o abrazada de tu pareja.

Para la recta final The Stone Roses nos regala dos verdaderos himnos legendarios del Madchester, el primero es «I Am Resurrection» que a lo largo de sus ocho minutos inicia con un ritmo funky y termina por convertirse en un increíble viaje psicodélico a otro plano musical.

Y el segundo es «Fools Gold«, canción que fue añadida en la versión norteamericana del disco y que a pesar de sus diez minutos de duración, es el máximo éxito en toda trayectoria de la banda.

El legado de The Stone Roses

Tratar de cuantificar la influencia y la importancia de este álbum es prácticamente imposible, lo que sí les puedo asegurar es que esta obra llegó en el momento exacto para salvar la escena musical británica que después de la separación de The Smiths y los últimos años de New Order tenía un enorme vacío muy difícil de llenar.

Este disco terminó por sentar las bases de lo que años después conoceríamos como Britpop, género que dominó por completo la escena británica de la década de los 90 y, que a diferencia del Madchester, logró llegar a cada rincón del mundo gracias al apoyo de enormes disqueras multinacionales y a bandas como Blur, Oasis, Suede, Pulp, Elastica, The Verve, etcétera.

De hecho, sería esta invasión de grandes sellos discográficos lo que provocaría el final del movimiento Madchester y de The Stone Roses, quienes tardarían cinco años para lanzar un segundo álbum debido a los problemas con su disquera Silverstone que terminaron por sembrar asperezas en el núcleo interno de la banda.

The Stone Roses no fue un éxito inmediato, sin embargo, con el paso de los años el álbum se llevó los elogios de la crítica y obtuvo, junto con la agrupación, esa etiqueta de obra de culto que es muy difícil de conseguir.

Con un sonido completamente atemporal y ambivalente, que mezcla lo mejor de la psicodelía y la música rave, The Stone Roses marcó el sendero para la década de los 90 y, de paso, crearon himnos que se convirtieron en la voz de toda una generación de jóvenes británicos.

En pocas palabras, este es uno de los mejores discos de la música británica y es uno de los más importantes e influyentes en todo el mundo. Es el punto álgido del movimiento Madchester y es la creación del Britpop tres o cuatro años antes de que este existiera, es simple y sencillamente una obra maravillosa.

The Stone Roses

96
9.6

Experimentación

10.0/10

Producción

10.0/10

Instrumentación

10.0/10

Consistencia

9.0/10

Concepto

9.0/10

Pros

  • Es uno de los mejores discos debuts de la historia
  • Es una obra atemporal, que mezcla la psicodelía y la musica rave de manera gloriosa
  • Es la obra cumbre del movimiento Madchester y el origen del Britpop

Cons

  • La canción "Don't Stop" es el experimento mas débil de todo el disco

0 comments on “Reseña: ‘The Stone Roses’ – The Stone Roses #30Años

Haz ruido