Reseña: Unknown Pleasure - Joy Division #40Años
Álbumes Reseñas

Reseña: Unknown Pleasures – Joy Division #40Años

Un día como hoy, pero de 1979 se publicó Unknown Pleasures, el álbum debut de Joy Division y una de las obras cumbres del post-punk y de la música

Hoy se cumplen 40 años del lanzamiento de Unknown Pleasure, el álbum debut de Joy Division y una de las obras cumbres del post-punk y de la música

La recta final de la década de los 70 fue una época extraña pero muy enriquecedora para la música. Muchos de los artistas y de las bandas que triunfaron y revolucionaron la industria músical en los años 60 y principios de los 70 comenzaron a desaparecer y a quedar relegados poco a poco, cantantes y agrupaciones como: Pink Floyd, The Rolling Stones, Led Zeppelin, John Lennon, George Harrison, Bob Dylan y Paul Mccartney son el ejemplo perfecto.

Sin embargo, así como se fueron apagando estas estrellas, empezaron a surgir un sinfín de géneros musicales que renovaron para siempre la escena musical. Uno de estos nuevos movimientos fue el punk, encabezado por bandas como The Clash, Ramones y, por supuesto, los Sex Pistols. Y aunque el punk tuvo una vida bastante breve, su energía, su pasión y su rebeldía contagió a toda una generación de jóvenes británicos que después tomaron y perfeccionaron estas influencias para crear un sonido más complejo y experimental: El post-punk.

Reseña: Unknown Pleasure - Joy Division #40Años
Bernard Sumner, Ian Curtis, Peter Hook y Stephen Morris (Foto: ElConfidencial)

Origen de Joy Division y creación del Unknown Pleasures

El 4 de junio de 1976, justo enmedio de la oleada y contracultura punk e inspirados por la potencia y velocidad de los Sex Pistols, el guitarrista, Bernard Sumner y el bajista, Peter Hook decidieron formar juntos su propia banda llamada Warsaw, a la que poco después se sumó el baterista, Stephen Morris y un joven y melancólico vocalista, llamado Ian Curtis. Tan solo un año después, el cuarteto cambiaría su nombre a Joy Division y a principios de 1978 la banda firmó un contrato con RCA Records, una de las disqueras más importante de la década.

Luego de haber firmado el contrato, la agrupación se puso manos a la obra y grabó su primer EP titulado An Ideal for Living, que se publicó en junio de 1978, por desgracia, ninguno de los miembros quedó conforme con el resultado y todos estuvieron de acuerdo en romper relaciones con RCA Records. A pesar de esto y gracias a Tony Wilson, un joven periodista musical, Joy Division hizo su primer aparición en la televisión un par de meses después en su programa Granada Reports.

Así fue como Joy Division comenzó una pequeña gira por Manchester, donde logró hacerse de una base de fans pequeña pero muy sólida y también la banda comenzó a perfeccionar su técnica, su concepto y su sonido. Ya para la recta final de 1978, el manager de la agrupación, Rob Gretton, firmó un contrato con Factory Records, una disquera completamente nueva e independiente creada por el ya mencionado Tony Wilson, que acompañó y colaboró con la banda durante toda su gira.

A principios de 1979, el desconocido productor Martin Hannett se unió a la ecuación para producir el disco debut de Joy Division. El proceso de grabación fue bastante sencillo y se realizó durante tres fines de semana en el mes de abril. A pesar de ello, el lanzamiento de Unknown Pleasures se retrasó bastante tiempo debido al complejo y sofisticado proceso de producción y postproducción que realizó un inexperto pero ambicioso Martin Hannett.

Sus métodos de producción eran tan vanguardistas que sorprendieron a los propios miembros de la banda, pero fue gracias a su impecable trabajo que el estilo sencillo y punk de Joy Division se transformó en un sonido más cadencioso, complejo y experimental, con clara influencia del krautrock y de la música de Pink Floyd y de Cabaret Voltaire. Además, introdujo sonidos de caja y sonidos de lata para crear esa atmósfera repleta de texturas y matices musicales.

Este cambio tan drástico de dirección provocó ciertas discrepancias entre los miembros de la banda. Ian Curtis, Martin Hannett y Stephen Morris, estaban de acuerdo con el nuevo sonido que Joy Division había adquirido, en cambio, Peter Hook y Bernard Sumner, fundadores de la banda, querían conservar a toda costa ese sonido potente y distorsionado con el que habían iniciado.

«La música era ruidosa y pesada, y sentimos que Martin la había atenuado, especialmente con las guitarras. La producción infligió ese tono oscuro y aburrido al álbum: dibujamos esta imagen en blanco y negro, y Martin Hannett lo había coloreado para nosotros. Nos molestó.» Señaló Bernard Sumner.

Aunque estas diferencias creativas comenzaron a crear fisuras importantes dentro del núcleo de Joy Division, también ayudó a crear una dualidad o ambivalencia que no hizo más que expandir la paleta musical de la banda. Por un lado, estaba el sonido pulcro y complejo que habían logrado construir en el estudio y, por otro, el ruido, la potencia y la rebeldía que aún conservaban en sus presentaciones en vivo. Y esto enloquecía por completo a sus fans.

Lo cierto es que este nuevo ambiente experimental y oscuro se compenetro de manera perfecta con las letras reflexivas e introspectivas de Ian Curtis, claramente influenciadas por la literatura de Franz Kafka, Friedrich Nietzsche, Jean-Paul Sartre y Hermann Hesse, que tratan y plasman temas completamente individuales como el colapso mental, el fracaso, el dolor, la pérdida, las crisis emocionales y las crisis existenciales.

El gran logro de Ian Curtis como letrista fue crear versos tan íntimos y personales y, al mismo tiempo, hacerlos completamente universales y abiertos a todo tipo de interpretaciones. Básicamente, el viaje al que te somete Unknown Pleasures es totalmente multidimensional y se va transformando de acuerdo a tu estado de ánimo y al ambiente que te rodea.

La vida y sus Placeres Desconocidos

Escuchar Unknown Pleasures en su totalidad es una verdadera delicia y es toda una odisea completamente impredecible, con una riqueza musical impresionante, con uno de los mejores trabajos de producción que he escuchado y con un concepto lírico filosófico que es capaz de dejarte con un enorme vacío en tu interior si lo escuchas en un momento de depresión o con la guardia baja.

No existen ni existirán las palabras exactas que logren definir lo que Joy Division logró en Unknown Pleasures. Simple y sencillamente estamos ante una obra maestra atemporal, insuperable y, hasta la fecha, vanguardista, experimental y moderna. Una de las obras cumbres del post-punk y uno de los mejores discos en la historia de la música.

0 comments on “Reseña: Unknown Pleasures – Joy Division #40Años

Haz ruido