Bird Box: el terror fallido y la parodia involuntaria
Películas Reseñas

Bird Box: el terror fallido y la parodia involuntaria

Bird Box, lejos de lograr un gran thriller, termina cayendo en su propia trampa, dejando el terror y la angustia por una imagen cómica de sí misma.

Bird Box, lejos de lograr un gran thriller, termina cayendo en su propia trampa, dejando el terror y la angustia por una imagen cómica de sí misma

El más reciente éxito de Netflix fue Bird Box. Gracias a cientos de memes y una euforia que la compañía de streaming sabe provocar bien, estamos hablando hoy de una película que, de haber salido en el cine, solo sería noticia por ser otro churrazo de Sandra Bullock.

Lo cierto es que la idea general de Bird Box es buena. Encaja en un problema que cualquier persona podría enfrentar, de cierta manera, y con el que se puede sentir identificado: ¿qué sería de mí si no pudiera ver o me muero alv?

Pero el resultado de esa gran idea no es plasmado con buen resultado en una película que empieza como un vendaval y termina como una ventisca sosa, chiclosa, sumamente empalagosa y con un cierre sufrido, accidentado y fortuito.

Bird Box: el terror fallido y la parodia involuntaria

Durante los primeros minutos parecería que estamos frente a algo diferente. Posiblemente su mayor y, posiblemente, único acierto haya sido la manera artera y violenta en que mostraron el problema.

Sandra Bullock da vida a Mallorie, una mujer embarazada que se ve metida, sin querer, en un grupo de sobrevivientes de un extraño apocalipsis. Ente invisibles se adueñan de las personas al verles a los ojos, y ahí está todo perfectamente asentado.

Leer más:The House That Jack Built: El último círculo del infierno es la humanidad

Caos, terror y un sinfín de sangre, carne y desolación pasan frente a tus ojos en tan solo diez minutos que se desinflan con el pasar de la película.

La segunda parte comienza a mostrar todos los fallos de Bird Box, donde parece no haber nada sustentado y todo se arma de más bien flashasos al pasado y regresos al presente, pero sin dejar claro cuál es el hilo importante a seguir.

Bird Box: el terror fallido y la parodia involuntaria

Existen todos los clichés de las películas de zombies y las formas distópicas de sobrevivencia que lo que vemos es familiar y nada novedoso. Esto ya lo hemos visto en muchos lados: 28 Days Later, The Happening, The Walking Dead, incluso en A Quiet Place, que comparte errores con esta producción de Netflix.

Sin embargo, tenemos una premisa poderosa: el no ver, como sustento de todo, a pesar de esta falta de innovación y riesgo narrativo. Pero, al mismo tiempo, parece apoyarse tanto en eso, como único gancho al espectador, que olvida por completo darle un cobijo certero.

Mientras más pasan los minutos, mientras Sandra Bullock entrega una gran actuación, los cabos sueltos y las fallas en el guion terminan aplastando una historia, al menos, interesante. No existe, por supuesto, genialidad o curiosidad en el desconocimiento, sino más bien condescendencia hacia sus propios errores.

Bird Box: el terror fallido y la parodia involuntaria
Netflix

No queda claro si la película tenía potencial para ser una serie o si responde a otras necesidades que llenar (si tomamos en cuenta que Netflix construye guiones e historias basados en algoritmos de sus consumidores tiene sentido), pero esta película entra dentro la categoría de Grandes Cosas Que No Fueron.

Explotar el terror parece cada vez más difícil para el cine de grandes producciones, que termina cayendo en la propia grandilocuencia de sus ideas, pero en la poca resolución. Mismas cosas que están reflejadas en el último tercio de Bird Box.

Leer más: Perfectos desconocidos: Intento fallido de representar la vida con tecnología

Después de no explicar los conflictos y reducirlos a un simple paso accesorio para una eventual resolución, sigue sin quedar claro el motivo ni el móvil de ninguno de los personajes. Ni siquiera Mallorie, la protagonista, explica su conflicto o ni siquiera parece existir, a pesar de que es evidente que se trata de la maternidad.

De poco sirve que Sandra Bullock se esfuerce en hacer parecer que tiene un personaje complejo cuando no es así. Tras una llamada aleatoria vía radio, aparecen de la nada moradores que sí pueden ver, mismos que irrumpen el lugar seguro que tenían, forzándola a escapar con dos chamacos.

Bird Box: el terror fallido y la parodia involuntaria
Netflix

Ahí es donde la película regresa al presente y nos muestra el final del viaje que durante toda la película da pauta para «presentar» una historia sin fondo, sin sustento y sin interés más allá de la interpretación de Mallorie.

Por supuesto que existen grandes formas de presentar conflictos de esta naturaleza en el cine. Pero parece que sigue sin entenderse que el terror debe estar en la angustia del espectador, pero con una base clara de por qué hay que temer, no del terror en sí mismo.

Si A Quiet Place nos mostró que las grandes ideas pueden ser convertidas en telenovelas kitsch, Bird Box nos enseñó que no es la única forma de arruinar ideas: el vació es peor que el melodrama

Bird Box

Chafa chafísima
5.3

Actuaciones

8.3/10

Premisa

8.5/10

Guion

2.0/10

Dirección

3.5/10

Desarrollo

4.0/10

Pros

  • - Sandra Bullock lo hace extraordinario
  • - Tiene una gram premisa
  • - Los primero 10 minutos son alucinantes
  • - Hubo buenos memes

Cons

  • - Guion deficiente
  • - Dirección que brilla por su ausencia
  • - Las ideas no sirven si no se concretan
  • - Podrías el resumen de Wikipedia y sería más emocionante que verla

1 comment on “Bird Box: el terror fallido y la parodia involuntaria

  1. Pingback: Reseña 'YOU' (Netflix): La obsesión de un asesino - Looper

Haz ruido