Películas Reseñas

Clímax: El comercial de “Vive sin drogas” de Gaspar Noé

La tan esperada película de Gaspar Noé, Clímax, por fin llegó a México y te contamos qué onda con las drogas en la sangría de un grupo de bailarines

¿Es neta Gaspar Noé?

Si algo sabe lograr Gaspar Noé es generar historias con momentos que bien podrían durar 10 segundos y terminan durando minutos. Luego de varios meses de espera, por fin podemos hablar de Clímax, la película que consiguió que el año pasado Cannes lo premiara en la Quincena de Realizadores y el Festival de Sitges la nombrara Mejor Película.

El largometraje dirigido por este cineasta, que ha dado vida a películas como Irreversible (2002) y Love (2015), cuenta la historia de un grupo de bailarines que en 1996 se interna para tener un ensayo de varios días.

Clímax: El comercial de "Vive sin drogas" de Gaspar Noé

Tras terminarlo deciden hacer una fiesta que se sale de control cuando Selva (Sofía Boutella) empieza a advertir que se siente mal y se da cuenta que todos se encuentran en un estado desconocido pues alguien decidió poner tantito LSD (droga psicodélica) en la sangría.

La película refleja de forma general y exagerada lo que el consumo de las drogas puede llegar a provocar, como el enfrentamiento que todos los bailarines tienen entre ellos intentando descubrir quién fue el que hizo esto. Propiciando un ambiente de descontrol que logra generar un terrible caos en la sala.

Esto ocurre gracias a dos cosas: las escenas que Gaspar Noé usó, conformando casi toda la película con planos secuencia, que a través del uso de colores fríos (como el azul) y cálidos (como el rojo) que se apoderan de las paredes del lugar comienzan a ambientar la tensión que tanto los actores y actrices como el público pueden sentir.

A esto sumemos el soundtrack conformado por música electrónica, rave, new beat, en la que se escuchan piezas de Giorgo Moroder, Daft Punk, Aphex Twin, Gary Numan, Dopplereffekt, Thomas Bangalter y NEON, que generan que ese caos  vaya siendo marcado constantemente por sonidos que puntualizan esa atmósfera de destrucción.

La vida: el factor clave de Gaspar Noé

Clímax está basada en hechos reales ocurridos en Francia de mediados de los 90’s,  y divide la historia en tres partes que van de la misma idea: la vida como algo que se debe apreciar.

La primera se llama “La vida es una oportunidad única”, y la usa para hablar sobre cómo estos bailarines franceses buscan llegar a Estados Unidos para mostrar su expresión artística. Marca la forma de vida de los 20 personajes y las motivaciones que los llevaron a conformar este grupo.

En “Vivir es una imposibilidad colectiva”, segunda parte, comienza el clímax de la película a manera de juego con el título y la forma tradicional de contar una historia. Aquí ya todos están drogados as fuck y empiezan a tener alucinaciones que impiden la convivencia que tenían como grupo, haciendo que todos se vean como enemigos.

Clímax: El comercial de "Vive sin drogas" de Gaspar Noé
Los bailarines antes de la tragedia

Para la última parte, “Morir es una experiencia extraordinaria”, se muestra un abuso de poder por los más fuertes que obligan a tener relaciones sexuales a otras personas (violaciones). Comienza la intimidación para que haya peleas hasta conseguir que una persona embarazada se golpee en el abdomen y se flagele con una navaja al entrar en pánico. Otra más se incendia, un niño muere electrocutado y hay un suicidio.

De esta manera, Gaspar Noé muestra, quizá, el Clímax de una vida que solo ocurre para que la naturaleza y el ciclo de que “todo lo que nace tiene que morir” se cumpla de una manera abrumadora.

Clímax: El comercial de "Vive sin drogas" de Gaspar Noé
Sofía Boutella, la mejor actuación

Si bien, no muestra algo más que el reflejo de lo que las drogas pueden ocasionar cuando se consumen desmedidamente, no pasa a ser una gran obra, aunque así haya quienes la consideren. Pues lejos de atacar un punto como lo es la drogadicción, trivializa este tema al concentrarse en el extremo.

Dejando a los personajes como víctimas de algo que no entienden, y lo son, al final alguna persona chistosa les puso LSD sin que nadie supiera lo que provocó la histeria colectiva. Pero más que eso, las drogas son un problema que conllevan a una enfermedad ¿pero qué tanta seriedad se toma en Clímax al respecto en vez de solo ser un comercial extenso de “vive sin drogas”?

Clímax: El comercial de "Vive sin drogas" de Gaspar Noé
Aquí ocurrió toda la magia musical

Una gran película sí que logro lo que muchas otras no: que todos los espectadores vieran los créditos, porque inicia con ellos. Una buen tiro por parte de Gaspar Noé, quien hizo en pocos movimientos y jugó con la perspectiva de la cámara poniéndola desde arriba para ver sobre las cabezas de los bailarines y de cabeza, para que la gente se torciera el cuello.

El punto fuerte de Clímax es el color y el sonido, que consiguen ese ambiente psicodélico de la dietilamida de ácido lisérgico dé una idea de lo que se siente consumir este tipo de droga. Que hacen juego con el baile que en todo momento es fuerte y muestra la vitalidad de la juventud.

Buena ejecución de la película, mala idea sobre las drogas.

Clímax

72
7.2

Guión

7.0/10

Dirección

7.5/10

Fotografía

7.0/10

Producción

6.5/10

Soundtrack

8.0/10

Pros

  • La actuación de Sofía Boutella se lleva a todos los personajes
  • La música, bien pensada, bien ejecutada
  • El color, GRANDIOSO
  • Empieza por los créditos, GENIALIDAD

Cons

  • La trivialización de las drogas
  • El dejar al aire el tema para sustentarlo solo con un "vivir está chido, we"

0 comments on “Clímax: El comercial de “Vive sin drogas” de Gaspar Noé

Haz ruido