Reseñas Series

#Reseña ‘Osmosis’: ¿La felicidad eterna nos podría dañar?

‘Osmosis’, la serie francesa de netflix nos hace reflexionar si el hecho de encontrar el amor verdadero ¿Encontraríamos la verdadera felicidad?

‘Osmosis’ llega a Netflix nos reflexiona sobre la búsqueda del amor verdadero en un futuro distopico. 

Osmosis, la nueva serie francesa de Netflix coloca sobre la mesa la pregunta de si el amor perfecto, la persona con la que supuestamente estamos destinados a vivir existe y si de encontrar a esa persona seremos felices eternamente.

Desde el 29 de marzo se puede acceder al mundo de Osmosis desde la plataforma digital que ha llegado a presentar historias y ambientes similares como el capítulo “Hang The DJ en la cuarta temporada de Black Mirror o las conexiones entre los personajes de Sense8. Ahora tenemos historias secundarias tan elaboradas que en algunos momentos complican la historia principal.

El argumento es complicado: el desarrollo de una aplicación (con tecnología muy avanzada que se inserta en los usuarios) que te permitirá conocer a tu alma gemela, a esa persona con la que vivirás feliz por el resto de tus días gracias al algoritmo que hace un match compatible al cien por ciento, sin embargo, habrá que asumir todo lo que implica esa aplicación en su fase de desarrollo y experimentación.

Conoceremos a los hermanos Vanhove, quienes han desarrollado esta empresa. Ester Vanhove es la encargada del desarrollo científico mientras que Paul lleva la dirección empresarial. Él ya ha encontrado a su pareja perfecta gracias a la plataforma y trataremos su historia de cómo fue que llegó a tener el implante de Ósmosis. Ella ha creado todo lo técnico y por motivos personales seguirá desarrollando el proyecto sin importar la afectación que pueda provocar en los individuos que se ofrecen para probar la aplicación.

Foto: Netflix

Te puede interesar: ‘Love, Death + Roborts’: La antología de Netflix para adultos

 

Al proyecto se unirán más personajes con sus propias historias y motivos para formar parte del desarrollo: el encargado de finanzas, la encargada de seguridad, la encargada del control del software, la empresa de competencia Perfect Match, un grupo de humanistas que se oponen a este tipo de desarrollo porque atenta contra nuestra condición humana, los inversionistas denominados Mohicans y las doce personas que deciden ser parte de este experimento.

El resultado: cada personaje aporta demasiado a la historia que se vuelve absurda en momentos, tratando de abarcar tanto al mismo tiempo que es fácil perder el interés en la historia principal. Tantas líneas subrayadas que borran el límite de la idea principal.

En menos de tres capítulos ya tenemos varias situaciones teniendo respuestas que hasta el capítulo octavo se resuelven insatisfactoriamente: un secuestro que no era secuestro pero que se complica con la reaparición del personaje, infiltración de información, hackeo del sistema, corrupción empresarial, discusión moral sobre este tipo de empresas, el factor humano como porcentaje alto de error, relaciones amorosas fallidas, la familia, lo moral y todo ello aunado a personajes que siguen hasta cierto punto un arquetipo.

Afortunadamente Osmosis ofrece mucho visualmente. Las tomas de un París futurístico no tan lejano son bastante agradables rallando en un futuro real donde los jardines verticales y las terrazas verdes han alcanzado un avance considerable. Los colores que manejan, el contraste de los constantes neones y los enfoques resultan propios del mismo género. Incluso las interacciones humanas están retratadas de una forma más orgánica y menos impresionista.

Foto: Netflix

Osmosis consigue su objetivo, entretener con calidad, y hasta si las historias necesitan mayor trabajo tampoco es un producto imposible de apreciar y de disfrutar, verla sí es agradable y entre la maraña de narrativas encontramos la pregunta de ¿qué tan distanciados estamos de que la tecnología nos pueda brindar esa felicidad eterna? ¿lo podremos soportar?

Por: David L. Espinosa

 

0 comments on “#Reseña ‘Osmosis’: ¿La felicidad eterna nos podría dañar?

Haz ruido