Álbumes Reseñas

«So Sad So Sexy»: La seductora soledad de Lykke Li

8/10

 

Desde 2011 le entré a la música de Lykke Li con la ya conocida Sadness Is My Blessing de su álbum Wounded Rhyms y aunque algunas de sus canciones musicalizaron muy bien mis mejores y peores momentos de aquel año, no seguí muy bien la pista de su carrera musical.

Fue hasta este año que lanzó So Sad So Sexy que logré captarla de nuevo y fue todo gracias a la revista NME que sugería que esta flamante producción traía consigo temas con un estilo hip hop, claro, sin separarse de sus raíces pop. La simple idea de un álbum que trajera ideas de soledad y cambios en uno mismo me atraen demasiado, no es dramático ni meloso, veámoslo como un Comin-of-age.

El álbum destaca un sonido muy particular al de sus anteriores placas discográficas, van de lo suave a lo dulce, con beats muy sencillos y profundos que mezclados con la voz de la cantante crean la atmósfera perfecta. Hard Rain es el primer corte y como hoy llovió en la ciudad me pareció adecuado escucharlo, Deep End le sigue a ese más movido, casi tirándole al pop contemporáneo o al rap clásico.

Two Nights es una colaboración con el rapero estadounidense Amine, quien deja por pocos segundos su marca en unos versos simples y fluidos, la melodía es simplemente un piano llevándote a otro lugar y la verdad es que es ese mismo sentimiento de dos noches en más de una semana que sientes que todo está roto.

Last Piece vuelve a repetir la fórmula de forma inteligente sin reciclar nada, las percusiones rellenan ese vacío que nos quedaba antes de escuchar este álbum, juntando las voces y coros se crea una dinámica interesante y fluida. Jaguars In The Air trae una guitarra acústica que revive esa llama oscura que nos invita a bailar un poco en las tinieblas, de nuevo vemos coros rápidos y cortos, los versos se mantienen al margen y te dejan perderte en ella.

Sex Money Feelings Die se convirtió en mi favorita; tiene todo un Flow constante tanto en la letra como en la pista. So Sad So Sexy, el track que da título al álbum, quizá suene un poco repetitiva, retoma toda la tranquilidad de los temas previos, no está de más anunciar que este álbum fue hecho para escucharse de arriba abajo, por eso hay que tenerle paciencia. Better Alone me recordó a lo que siempre me digo a mí mismo cada año durante San Valentin, este año hice lo mismo y esta pieza me hubiera sido de mucha ayuda, sin embargo ya se posiciona en mi lista de reproducción para el verano lluvioso que nos aguarda. Lykke Li tiene razón: es mejor estar cholo que mal acompañado.

Bad Woman es un azote de todas las emociones de Lykke Li, pero de igual forma nosotros nos azotamos así como ella, para cerrar con broche de oro llega Utopia, aunque vuelve a ese hilo tranquilo se siente liberador.

Como decía hay que tomarse este álbum como un Coming-Up-Age, la misma Lykke Li lo dijo aludiendo que las rupturas, la soledad y el mezcal la ayudaron a crear toda la composición, me gusta pensar que hizo este disco pensando en sus fans como entes solitarios en las sombras.

0 comments on “«So Sad So Sexy»: La seductora soledad de Lykke Li

Haz ruido